Rodrigo Andrade en las gradas que llevan al segundo piso de su departamento, donde destaca una cúpula artística. Fotos: Diego Pallero / EL COMERCIO

Rodrigo Andrade en las gradas que llevan al segundo piso de su departamento, donde destaca una cúpula artística. Fotos: Diego Pallero / EL COMERCIO

El minimalismo y la calidez de la familia Andrade

Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

Convivir entre la cercanía de la ciudad y la naturaleza es un placer que Rodrigo Andrade, presidente ejecutivo de VIP Constructora, tiene gracias a la ubicación de su “departamento tipo casa”.

Lo define así por la cantidad de espacios con los que cuenta y por la amplitud de los mismos. Andrade vive con su esposa y sus tres hijos en este departamento de dos pisos, ubicado en el primer edificio Diamond de Quito (hoy son 40), junto al parque Metropolitano.

La definición departamento queda corta para este hogar. Tiene 400 m² de construcción y otros 150 m² en terraza. Todo este espacio está distribuido en ambientes vastos para la familia, en medio de un estilo que el dueño de casa define como minimalismo cálido.

“Esto quiere decir que todo es abierto, como indica esta tendencia, pero no es frío, como suele llegar a ser”.

El departamento cuenta con su espacio para el ocio.

El departamento cuenta con su espacio para el ocio.

Ese toque de calidez al que se refiere Andrade lo da una combinación de materiales y tonalidades diversos en el mobiliario y en los acabados.

Un ascensor lleva a una de las dos salas del hogar de los Andrade. Allí destacan la amplitud del espacio y la comodidad del mobiliario.

En este mismo ambiente se encuentra un bar, con su respectiva colección de licores.
Desde la sala está el ingreso a un extenso comedor. Allí lucen la madera combinada con vidrio y la estructura de hierro forjado del mobiliario.

La cocina es grande, con su propio comedor de diario y un ‘family room’. Desde este sitio se pasa a una terraza posterior con jardín, el sitio de descanso de la mascota familiar. También hay terrazas laterales.

El camino hacia el segundo piso no pasa desapercibido. En el techo de las gradas hay una cúpula que hizo el artista manabita Iván Arteaga. Esta contiene figuras de las iglesias más representativas del mundo, incluidas las quiteñas San Francisco y Santo Domingo.

La vista desde los balcones exteriores es amplia.

La vista desde los balcones exteriores es amplia.

En el segundo piso hay cuatro dormitorios y una sala de estar. El máster tiene su propia terraza, ‘walking closet’ y baño con hidromasaje.

En esta planta está uno de los sellos de los proyectos de VIP Constructora. Como en todos los Diamond, el hogar de sus propietarios cuenta con un nicho que aporta decorativamente en una de las paredes.

La ubicación del departamento da a la familia Andrade una vista privilegiada de la ciudad desde la sala, el comedor y el dormitorio máster. Mientras, desde la cocina y los otros dormitorios también hay vista hacia el bosque del parque Metropolitano.

Aunque la construcción tiene 16 años, no pierde vigencia en cuanto a estilo interior y exterior gracias al empleo de materiales sofisticados y a que el profesional renueva constantemente el diseño.

Andrade comenta que se utilizaron piezas de tabloncillo de chanul para el piso, “que es un material muy noble, es madera viva”. Los ventanales de aluminio natural alcanzan desde el piso hasta el techo. Algunas paredes son de mármol italiano y otras levantadas con granito brasilero.

El dormitorio máster es vasto. Cuenta con hidromasaje.

El dormitorio máster es vasto. Cuenta con hidromasaje.

“La construcción obviamente es de hormigón armado. La vista del departamento es fantástica. Tengo la suerte de tener hacia atrás al mejor vecino del mundo: el bosque”.
Esta es una de las razones por las que el presidente ejecutivo de VIP Constructora y su familia aman vivir en el lugar.

“Convivimos entre la ciudad y la naturaleza, vivimos cerca de todo y a la vez colindando con un bosque. Eso vuelve único el departamento”.

Andrade cuenta que a las 05:00 la familia se despierta con el canto de los pájaros que habitan el espacio verde, algo que otorga paz en una zona muy cerca del ruido urbano.
Asegura que se quedaron en este departamento, ya que existe un cariño especial por ser el primer edificio Diamond que construyó.