Las áreas exteriores conectan al museo V&A con sus vecinos, para lograr así una secuencia de los espacios. Fotos: plataformaarquitectura.com

Las áreas exteriores conectan al museo V&A con sus vecinos, para lograr así una secuencia de los espacios. Fotos: plataformaarquitectura.com

Londres goza de una nueva arteria cultural

Redacción Construir (I)
[email protected]

Los arquitectos de AL_A ya exponen un proyecto emblemático para la cultura londinense. Se trata del museo V&A, cuya área expositiva tardó seis años en desarrollarse para transformar el antiguo patio de calderas en la gran arteria cultural de Londres.

En el portal digital de Plataforma Arquitectura se anota que esta nueva entrada conecta el Museo con sus vecinos y crea una secuencia de nuevos espacios importantes.

El patio de Sackler es el primer patio público de porcelana del mundo y cuenta con más de 11 000 azulejos hechos a mano, inspirados en la rica tradición de la cerámica.

Además, revela fachadas arquitectónicamente significativas y detalles que nunca antes habían sido vistos por el público. Estos incluyen la decoración del esgrafiado, una técnica renacentista decorativa que usa múltiples capas de yeso coloreado, creado por los primeros estudiantes de arte en el museo, en el siglo XIX.

La edificación en su totalidad constituye un nuevo espacio público para Londres.

La edificación en su totalidad constituye un nuevo espacio público para Londres.

El nuevo espacio público para Londres alberga un café, con muebles diseñados por AL_A, y fabricados por Moroso.

La pantalla de Aston Webb conserva el daño de la Segunda Guerra Mundial. Este se refleja en 11 juegos de puertas metálicas nuevas, diseñadas por AL_A. Las puertas fueron fabricadas con un patrón de perforaciones que traza una huella del daño causado por la metralla en la piedra, así como la cresta real en la puerta central.

La galería Sainsbury, de 1 100 m², sin columnas, se convirtió en una de las mayores galerías de exposiciones temporales en el Reino Unido.

Los nuevos espacios que conforman el museo alcanzan hasta 18 metros bajo tierra.

Los nuevos espacios que conforman el museo alcanzan hasta 18 metros bajo tierra.

“Este espacio de exposición flexible se encuentra sobre un piso dedicado a la manipulación del arte”, anota el portal.

Los nuevos espacios alcanzan hasta 18 metros bajo tierra, directamente debajo de la gama occidental de los edificios catalogados Grado I.

Estos son un desafío de construcción, que se hace visible al público mediante columnas de acero y una viga que, literalmente, “sostienen el peso de la historia y las inestimables colecciones del Museo”.