La majestuosa fachada de corte neoclásico ha mantenido sus elementos arquitectónicos originales.

La majestuosa fachada de corte neoclásico ha mantenido sus elementos arquitectónicos originales. Fotos: AFP

El Hotel Crillon de París recobra su esplendor

Redacción Construir (I)
[email protected]

El lujoso Hotel de Crillon de París reabrió sus puertas el 5 de este mes, tras cuatro años de obras con dos nuevas suites diseñadas por el director creativo de Chanel, Karl Lagerfeld, según informó Rosewood Hotels.

Este antiguo palacete fue construido por el arquitecto Ange-Jacques Gabriel en 1758, por encargo del entonces rey Luis XV. Allí, según sus propietarios, recibió clases de música la reina María Antonieta, según una nota de la agencia DPA.

En 1909, el arquitecto Walter-André Destailleur lo reconvirtió en hotel, el Hotel des Voyageurs. La famosa Plaza de La Concordia de París y la del Obelisco egipcio que mira a la avenida de los Campos Elíseos, disfrutan de nuevo del Crillion.

El histórico hotel francés ha reabierto sus puertas tras una profunda renovación de cuatro años, afirma el portal www.eleconomista.es.

Una vista­ desde la terraza de la suite Bernstein.

Una vista­ desde la terraza de la suite Bernstein.

Esta reinauguración tiene el sello del grupo empresarial Rosewood Hotels, que ha realizado una inversión de USD 286 millones para convertir esta obra maestra de la arquitectura del siglo XVIII en uno de los hoteles más lujosos de París y del mundo.

El nuevo Crillon cuenta con 124 habitaciones, entre ellas 33 suites y 10 suites de gran lujo, que tienen un costo medio de USD 1 370 la noche. El precio por la suite del ático puede ascender a USD 28 545.

En este trabajo de rehabilitación han participado casi un total de 150 profesionales, entre quienes se destaca el prestigioso diseñador alemán Karl Lagerfeld. En cada suite se ha gastado aproximadamente un millón de dólares.

Un dormitorio decorado por Karl Lagerfeld.

Un dormitorio decorado por Karl Lagerfeld.

El propietario de este hotel, un poderoso príncipe saudí, se comprometió con esta reforma a devolver el esplendor y el prestigio que sustentan los cimientos de este edificio.

Lo cierto, es que este palacio cumple 259 años de historia como testigo pétreo de algunos de los pasajes más determinantes de la historia de Francia. Mandado construir por el rey Luis XV en 1758, fue residencia oficial del Duque de Crillon hasta que en 1909 se convirtió en hotel.

Además de este noble edificio y de su prestigio, el Crillon vuelve con el compromiso de ofrecer uno de los mejores servicios de la ciudad. Un total de 400 empleados conforman el amplio personal del hotel dispuesto a satisfacer todas las necesidades del huésped. La oferta gastronómica, por su parte, corre a cargo del chef Christopher Hache.

La piscina cubierta es una las innovaciones.

La piscina cubierta es una las innovaciones.

Según El País de España, la reapertura de este hotel fue el acontecimiento más esperado del año por la historia que guardan sus centenarias y robustas paredes.

El Hotel Crillon de París es un alojamiento mítico, referencia de lujo y elegancia. En sus estancias, habilitadas en un palacio de 1758 muy frecuentado por María Antonieta (curiosamente, sería guillotinada en la plaza de enfrente), se han alojado huéspedes ilustres como Orson Welles, Charles Chaplin, Liz Taylor.

La rehabilitación fue iniciada en marzo del 2013, bajo la supervisión del arquitecto Richard Martinet y el equipo de Affine Design –firma especializada en la renovación de hoteles de lujo, responsable de la puesta al día de otro clásico de París, el George V–.

La escalera principal del hotel en su máximo brillo.

La escalera principal del hotel en su máximo brillo.

La emblemática fachada y los grandes salones del Crillon mantienen su esplendor histórico y se acompañan de novedades como una gran galería en uno de los patios interiores y dos plantas subterráneas, que acogen instalaciones funcionales como las cocinas, pero también una piscina y un garaje. Según el proyecto del arquitecto, la intención es transformar el Crillon “en un palacio del siglo XXI”.