La estructura de hormigón visto se cubre con paneles de bambú reticulado. Fotos: www.designboom.com

La estructura de hormigón visto se cubre con paneles de bambú reticulado. Fotos: www.designboom.com

Hormigón y bambú acogen a la educación

Redacción Construir (I)
[email protected]

La India es un gigante asiático que tiene muchas carencias en cuestiones arquitectónicas y educativas.

Por esa razón, la creación de una nueva estructura educativa es bienvenida, esté en cualquier lugar de los más de 3 millones de km² de territorio que tiene esa nación.

Esta es la coyuntura del nuevo edificio de la Escuela Academia Avasara para Mujeres que se acaba de inaugurar en Lavale, la Ciudad del Conocimiento de ese país.

Según el portal www.designboom.com, el nuevo edificio se emplaza en medio del campus de 4,3 acres que está 10 km al oeste de Pune y 145 km al sureste de Mumbai (Bombay). Está rodeado de bosques y florestas.

Su singular ubicación aprovecha los recursos disponibles localmente y, a pesar de ser distinta en comparación con otros edificios de la zona, la arquitectura es respetuosa con su entorno rural y el ambiente y es el mejor apoyo para el desarrollo de la educación de punta de las mujeres jóvenes en la India.

El diseño arquitectónico se basó en los edificios tradicionales de Mumbai, mientras que la ingeniería climática transolar calculó los parámetros para que el edificio alcanzara su estado de energía neto-cero (cero gastos).

La solución arquitectónica es simple y se basa en una colección de estructuras sencillas dispuestas alrededor de una serie informal de pasarelas, patios, jardines y terrazas. La estructura de hormigón es abierta y solo tiene un ‘sombreado’ perimetral de bambú, cuya misión principal es colaborar con la iluminación y la ventilación naturales.

El edificio más grande alberga las aulas y las instalaciones que impulsan la experiencia de aprendizaje para los estudiantes, dice Designboom.

Las habitaciones se ubican en el perímetro del edificio, permitiendo que el núcleo central esté completamente abierto y sirva solo para propósitos de circulación.

A su vez, estas “cavidades de escape” ubicadas en el centro están integradas al núcleo estructural del edificio y, eventualmente, se extienden como chimeneas solares por encima del nivel del techo para impulsar pasivamente el flujo de aire y proporcionar enfriamiento a lo largo y ancho de la estructura.