Las figuras abstractas para las piezas escultóricas son la tendencia de Cazzart Design. Fotos: Julio Estrella y Galo Paguay / EL COMERCIO

Las figuras abstractas para las piezas escultóricas son la tendencia de Cazzart Design. Fotos: Julio Estrella y Galo Paguay / EL COMERCIO

Las esculturas se quedan con el protagonismo en los ambientes

Yadira Trujillo M. Redactora (I)
ytrujillo@elcomercio.com

Arte y estilo como parte de un ambiente interior son posibles con esculturas. La elección de la más indicada dependerá del espacio del que se disponga, pero se pueden usar alternativas de pie o de mesa.

Para la interiorista Carolina Zambrano, la tendencia actual apunta hacia un estilo abstracto, estilizado y sencillo. De ahí que recomiende esculturas con geometría pura, colores neutros y sin adornos que sobrecarguen el espacio.

“Las esculturas, al pertenecer al grupo de expresiones artísticas, denotan el gusto del cliente por el arte, y si la misma complementa el ambiente en armonía y contraste puede aportar con personalidad”.

Las áreas sociales, el lobby y otros sitios de alta circulación serían los más indicados para el uso de estos complementos, dice Zambrano. “También, funcionan en ambientes más privados como dormitorios y estudios; depende el estilo y el tamaño de la pieza”.

Lo importante -acota- es colocarlas en espacios abiertos, con fondo, y no en lugares muy pequeños, donde no se la aprecie en su totalidad.

Los colores neutros para el estilo minimalista son propuestas de las esculturas de Cazzart Design.

Los colores neutros para el estilo minimalista son propuestas de las esculturas de Cazzart Design.

El equilibrio entre las esculturas y los otros elementos de un ambiente es algo que hay que tomar en cuenta, según la interiorista. “Los complementos y el mobiliario deben ser del mismo estilo o de una mezcla ecléctica bien pensada”.

Si se quiere resaltar la escultura hay que colocarla sobre un fondo de pared de un color que contraste, explica.

Además, en cuestión de realce, la iluminación tiene su rol. La profesional sugiere resaltar la obra con luz dirigida para lograrlo.

Ángela Hoyos, diseñadora interior, considera que con esculturas se pueden lograr efectos únicos. Para ella, estas no solo complementan un espacio, sino que se vuelven protagonistas del mismo.

Su recomendación es utilizarlas en cualquier ambiente, especialmente en la sala o la entrada principal.

Pieza para colocar sobre una mesa o consola. Una escultura importada de Studio Noa.

La tendencia, para Hoyos, apunta hacia lo natural; ya sea en ambientes clásicos o modernos. “Lo importante es buscar confort, con materiales naturales, que luzcan verdaderos y no parezcan otra cosa”.

Con esto, la profesional se refiere a que, sea madera, plástico, metal o resina, el material luzca como tal en su máxima expresión. “Las cosas tienen que verse auténticas”.

Cuando las esculturas son de pie -explica Hoyos- no tienen que combinarse con nada, ya que estas protagonizan el espacio. Las de mesa, por el contrario, pueden acompañarse con libros o arreglos florales.

La intención es que los objetos no compitan entre sí. “No hay que sobrecargar un ambiente, ni usar complementos para llenar espacios vacíos, sino porque su presencia agrade y hable del lugar”.