Un ambiente no requiere tantos elementos para verse bien. Requiere solo los necesarios. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Un ambiente no requiere tantos elementos para verse bien. Requiere solo los necesarios. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Tres errores que no se deben cometer en decoración

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

Aunque lograr un estilo en la casa no es una tarea imposible se puede caer en errores que llegan a perjudicar la armonía visual o, simplemente, el espacio no queda tan bien como se espera cuando surge una idea.

Si se quiere llegar a un concepto sin tener fallas como resultado, lo primero es tener la asesoría de un interiorista profesional. Así lo recomienda el arquitecto Diego Salazar, quien trabaja en proyectos de vivienda, en los que considera importante el diseño interior para que los espacios cumplan las funciones planificadas.

“Hay varios factores. Las dimensiones de las casas o departamentos, por ejemplo, ya que los ambientes deben tener conceptos acordes con estos particulares para verse bien y no perjudicar las actividades familiares o las funciones de cada sitio de la casa”.

La interiorista Martha Rodríguez comenta que hay tres errores que pueden cometerse y da sus recomendaciones para no care en ellos

Primer factor: la mala distribución

“Lo que nunca debe faltar en la casa es sitio para transitar”, explica Rodríguez. Lo que suele suceder es que se amontonan muchos muebles o accesorios porque “son bonitos”, pero por más que gusten no siempre será oportuno usarlos.

La profesional dice que antes de colocar un elemento en el espacio primero hay que considerar si las dimensiones son suficientes para el tamaño de los mismos. Además es importante buscar armonía cromática, asegura.

Los colores claros, la entrada de luz natural y los espejos serán de ayuda para evitar ambientes amontonados y sin espacio para el tránsito.

Segundo factor: todos los muebles contra la pared

Según la interiorista, pegar todos los muebles a la pared da una sensación de espacio, “pero también deja un espacio central desolado y, por ende triste. Así que esta no es una buena alternativa en todos los casos. De igual forma se deben considerar las dimensiones de la casa.

Lo mejor en estos casos es que se cuente con una mesa central con mucha personalidad para revivir el espacio. Además, “ayudará que la mesa esté sobre una alfombra y se creen buenas combinaciones entre esta y los accesorios.

Tercer factor: mezclar mal

Aunque hay estilos como el ecléctico, que se basan en la mezcla, una cosa es llegar a estos y otra es usar todo lo que se tenga, sin un concepto claro. Poner todo en un ambiente llega a saturar y no da un estilo decorativo definido.

Rodríguez sugiere “resaltar lo esencial y colocar mobiliario noble, que aporte calidez y personalidad suficiente”.