La combinación del material reciclado con colores y texturas sutiles harán ambientes menos informales y con estilo. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La combinación del material reciclado con colores y texturas sutiles harán ambientes menos informales y con estilo. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Decorar con reciclados no resta estilo a un ambiente

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

La decoración alternativa es una tendencia que se aplica en la actualidad. Una de las formas de esta corriente es la adecuación de ambientes con materiales reciclados como los palets, llantas, tarros, baúles, bloques, entre otros.

Esta tendencia, explica el diseñador Pablo Alomía, además de ser una forma de contribuir con el cuidado del medioambiente, aporta con estilo a la decoración de una estancia, ya sea interior o exterior; por lo tanto requiere de un concepto definido.

Esta es la principal razón por la que el profesional considera que elegir este tipo de decoración no significa restarle estilo a un ambiente o dejarlo fuera de la línea que se mantenga en la casa o negocio en que se aplique.

“No se trata de usar estos materiales por usar, ni hay que creer que por ser reciclados no son parte de un estilo decorativo. Al contrario, el uso de esta tendencia debe darse con mayor rigor, en concordancia con los otros elementos de un espacio”.

Aunque los materiales reciclados se usen especialmente en exteriores, también son una altenativa para interiores, especialmente en mobiliario.

Por dar un aire algo informal, los profesionales de interiorismo lo implementan especialmente para ambientes juveniles, departamentos de solteros o de parejas jóvenes, indica la arquitecta Carolina Zambrano.

Para evitar que el uso de palets, llantas o baúles reciclados quede fuera del concepto decorativo, Alomía sugiere no exceder la cantidad de estos materiales en un mismo ambiente y complementar con texturas y colores sutiles, de manera que se logre un equilibrio.

Así por ejemplo, si se implementan muebles de palets, la recomendación es colocar cojines de texturas lisas y tonos pasteles, de manera que se conseigan ambientes agradables.

En el caso de que se implementen llantas usadas, una alternativa es pintarlas de un tono que se acople al ambiente general y acompañarla con otro material. Por ejemplo, un vidrio sobre las llantas, en el caso de que se trate de una mesa, aportará más que una base de madera.