Los cojines son una buena oportunidad para usar el color negro. Se puede combinar con grises en mobiliario y blanco en las paredes. Foto: Patricio Terán/ Construir.

Los cojines son una buena oportunidad para usar el color negro. Se puede combinar con grises en mobiliario y blanco en las paredes. Foto: Patricio Terán/ Construir.

El negro es un color que 'hay que saber usar'

Yadira Trujillo Mina
Redactora (I)

El color en la decoración interior es clave. Con él no solo se marca un estilo sino también las percepciones de quienes habiten un espacio. Su estabilidad y sensación de acogimiento tienen mucho que ver con los tonos a su alrededor.

Los profesionales del interiorismo recomiendan la trama de color de acuerdo con las preferencias de la familia, pero también con las tendencias. El negro es en la actualidad el color privilegiado desde la tendencia minimalista y la decoración moderna.

En cuanto a mobiliario, famosos diseños como las sillas Eames privilegian el negro como parte de la tendencia. Los accesorios son todavía una oportunidad más eficaz para utilizar este color.

Pero es tono que “hay que saber usar”, asegura la arquitecta interiorista Carolina Zambrano. Desde su perspectiva contemporánea de la decoración, la profesional aplica el tono en combinación con blancos y grises.

Para Zambrano, con negro se pueden establecer puntos focales que revivan un espacio. “En cojines, alfombras, cuadros y accesorios para mesas y repisas es la mejor forma de utilizar negro”.

Si se elige para el mobiliario –especifica- se puede elegir la poltrona de la sala. “Lo ideal sería que la sala sea blanca y se introduzca una silla negra. Puede ser una réplica de la silla Barcelona, en cuero negro, por ejemplo”.

María Fernanda Andrade, interiorista, considera que lo esencial al usar este color es no saturar un espacio. “El negro es un color imponente y muy moderno, pero no se puede usar sin asesoría ya que puede llegar a causar incomodidad en las personas cuando no se combine bien o se coloquen muchas cosas de este color”.

En el comedor, dice Andrade, las réplicas de diseñador en negros y grises son una alternativa moderna. Mientras que en el dormitorio, los cojines de la cama son una buena oportunidad para usar negro, “siempre que se complemente con tonos adecuados en mobiliario y paredes”.