La gama de negros y grises en diferentes intensidades se pueden usar en un mismo ambiente con armonía casa Carolina Zambrano. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

La gama de negros y grises en diferentes intensidades se pueden usar en un mismo ambiente con armonía casa Carolina Zambrano. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

El negro se une a lo étnico y a la policromía en la decoración actual

Yadira Trujillo Mina
Redactora (I)

Para decorar la casa no hay límites. Las alternativas son tantas como las buenas ideas, lo importante es implementarlas bien y lograr armonía en el ambiente.

Los profesionales del interiorismo recomiendan algunas ideas que se pueden aplicar de forma sencilla en el hogar para darle un nuevo respiro a los espacios de convivencia.

Una de las tendencias con las que se puede innovar, pero a la que no todos se arriesgan es el uso del color negro. Según la interiorista Carolina Zambrano, el negro es un color ideal para decoración moderna, que hay que saber usar bien.

“No se le debe tener miedo al negro. Aunque haga ver a un ambiente más oscuro de lo que es, es un color que aporta con al estilo moderno. Además se pueden hacer combinaciones diversas pero, eso sí, adecuadas”.

La profesional recomienda esta tendencia en muebles principales o auxiliares, cuando se quiere que predomine y en accesorios, como los cojines de la sala cuando solo se quieren detalles.

La recomendación de Zambrano es que se tenga en cuenta la luz y las dimensiones del espacio, ya que con mucho negro se puede hacer ver más oscuro a un ambiente, y más pequeño de lo que es. “Se requieren la suficiente entrada de luz natural y una cantidad complementaria de artificial y no se debe usar mucho negro en espacios pequeños, porque se reducirían aún más”.

El color en la alfombra es una alternativa para dar color a un ambiente. Foto: Eduardo Terán/ Construir.

El color en la alfombra es una alternativa para dar color a un ambiente. Foto: Eduardo Terán/ Construir.

Otra tendencia por la que vale la pena arriesgarse son las sillas de colores, con las que se puede lograr un estilo vintage o no, dependiendo de los otros elementos del ambiente y las combinaciones que se hagan en él.

La interiorista María Fernanda Andrade dice que con las sillas de colores se da más vida a un espacio. Si es para el comedor, recomienda usar un par de color y las otras como juego, en tono neutro. Y cuando se usan como sillas auxiliares la profesional sugiere acompañarlas con otros complementos como alfombras o mesas auxiliares que contrasten.

“Con las sillas de color no necesariamente se llega a un vintage si se usan colores neutros en paredes y en los otros elementos del ambiente. Es decir que la silla solo cumplirá el rol de un punto focal en el espacio”.

Los tapices étnicos son otra apuesta alternativa a la que se puede temer, pero que vale la pena implementar. José Antonio Rivas, interiorista, dice que la clave de lo colorido es no llegar a los extremos en saturación de color.

“Una alfombra con diseño étnico es ideal en ambientes con paredes blancas y mobiliario en tonos claros como el beige. La vitalidad se puede dar con accesorios, pero si se usa la alfombra bastará con este elemento para que el espacio cobre vida”.

Si esta idea se aplica en la sala, por ejemplo, el profesional recomienda usar cojines del color que más resalte en el diseño de la alfombra para complementar.