cuenca-1
  • Una casona patrimonial es ahora un hotel acogedor
    Tras dos años de restauración se recuperó una casona patrimonial del Centro Histórico de Cuenca para el funcionamiento del Hotel Felicia. Este inmueble, que data de mediados del siglo XIX, cuenta con más de 1 600 metros cuadrados de construcción.
  • Casa Astudillo luce impecable en Cuenca
    La edificación es de dos plantas y fue inscrita en 1933, aunque se estima que tiene más de 150 años de construcción.
  • La propuesta del ‘Isabela’ ganó un premio en Buenos Aires
    El edificio Isabela está ubicado en el sur de Cuenca. Esta propuesta de los esposos Carolina Bravo y Paúl Chango, del estudio Ruptura Morlaca Arquitectura, fue galardonada en octubre en la Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires.
  • La antigua cárcel de Cuenca se recupera
    La antigua cárcel de mujeres, ubicada en el Centro Histórico de Cuenca, está en recuperación y tendrá un nuevo uso. Esta casona patrimonial, con más de 80 años de antigüedad, fue edificada con técnicas ancestrales de construcción.
  • Dos estilos conviven en una antigua casona
    La Casa de La Loma, ubicada en la parroquia cuencana de San Joaquín, combina de forma armónica dos estilos. En el proyecto de recuperación e intervención, que duró dos años, se incorporaron elementos y diseños contemporáneos a una casona edificada con técnicas y materiales ancestrales.
  • Los indígenas y las cholas se plasman en joyeros y cuadros elaborados con taracea
    Los indígenas de la Sierra y, en especial, del Austro son la principal inspiración para los diseños que la cuencana Paola Ayabaca plasma en joyeros y cuadros, entre otros adornos para el hogar.
  • Casa cuencana patrimonial fue recuperada
    El enmorillado de piedra y hueso del patio principal es uno de los elementos construidos con técnicas ancestrales, que existen en la Casa de Los Murales, ubicada en el Centro Histórico de la capital azuaya.
  • Enchacleado y empañete se usan en Cuenca
    La casona Jesús Arriaga es uno de los bienes patrimoniales que se conserva en la capital azuaya. Este inmueble, que fue construido entre finales del siglo 19 e inicios del 20, está ubicado en las riberas del río Yanuncay, en el sur de Cuenca.
  • Los pilares y las monterillas aún se preservan
    Los pilares, las monterillas, las soleras y los canecillos son elementos importantes dentro de la arquitectura ancestral cuencana. Estas piezas de madera son más visibles en los patios de las casonas patrimoniales del Centro Histórico o las viviendas de las zonas rurales.
  • El Museo Remigio Crespo, renovado
    El Museo Remigio Crespo Toral es uno de los principales íconos arquitectónicos de Cuenca. A finales de abril pasado fue abierto completamente al público, tras una restauración que empezó en noviembre del 2015.
  • La patrimonial Casa Lupercio fue recuperada
    La Casa Lupercio, ubicada al oeste de Cuenca, forma parte del Patrimonio Cultural del Estado desde febrero de 2009. Fue edificada a partir de 1930 y perteneció a Juan Luis Lupercio, quien fue uno de los más reconocidos maestros albañiles del siglo XX en el Austro.
  • Con el barro reproduce las vivencias de los indígenas
    El alfarero cuencano Néstor Pacheco aprendió las técnicas ancestrales de este oficio de su abuelo y su padre. Pero dejó de elaborar piezas utilitarias como ollas y platos y optó por la línea decorativa.
  • Cholas y casas son fabricadas con bambú
    Las cholas cuencanas y los cholos son la principal inspiración del artesano Cristian Sola, pero no son las únicas. Las tradiciones, la arquitectura y las costumbres de la capital azuaya también le sirven para diseñar sus creaciones elaboradas en bambú, principalmente.