La cocina requiere especial atención al momento de la limpieza, ya que en ella se manipulan los alimentos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La cocina requiere especial atención al momento de la limpieza, ya que en ella se manipulan los alimentos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Lo que hay que tomar en cuenta sobre la limpieza de la casa en época de lluvias

Yadira Trujillo Mina 
Redactora (I)

La época de lluvias trae consigo la posibilidad de adquirir enfermedades por presencia de bacterias producidas por el clima. Según el Centro de Investigación de Jabonería Wilson, en invierno aumentan las posibilidades de propagación de enfermedades respiratorias, gastrointestinales y vectoriales.

Los motivos de las enfermedades serían la presencia de agua estancada; cañerías tapadas; inundaciones; acumulación de basura, que al mezclarse con el agua generan mal olor; dificultad para secar la ropa, proliferación de mosquitos, entre otros.

Esto se puede prevenir y evitar con la constante limpieza de la casa. El Centro de Investigación determinó que los hogares más afectados en esta época son los que se encuentran en zonas urbano marginales o rurales de la Costa ecuatoriana, “donde el sistema de alcantarillado no es eficiente, la mayoría de casas se construyen con bloque o son de caña, los pisos son de cemento, sus ambientes son pequeños y con poca ventilación”.

En las zonas urbanas la razón sería la escasez de agua potable, “que obliga a sus habitantes a almacenar el líquido vital cuando este se encuentra disponible, o suelen recoger agua lluvia en recipientes para usar en actividades como el lavado de ropa, platos o pisos”.

¿Cómo preservar estos inconvenientes con la limpieza de la casa?

Para el aseo de baños y cocinas, Bryan Amores, jefe de marca de Cierto y El Macho, recomienda el uso frecuente de cloro y desinfectante. Se debe aplicar en pisos, mesones y paredes.

En la cocina –indica- se deben lavar los platos inmediatamente luego de su uso para evitar la presencia de bacterias. Así también, los alimentos deben permanecer cubiertos, en ambientes frescos o refrigerados para garantizar su durabilidad.

“También es importante mantener tapados los utensilios en la cocina y los objetos de aseo personal en el baño para evitar el contagio de enfermedades, causadas por bacterias presentes en el ambiente”.

En salas, comedores y habitaciones el profesional recomienda el uso de productos que ahuyenten bichos voladores o rastreros. “Muchas veces estos productos no dejan un olor tan agradable; en ese caso se puede optar por usar un ambientador de aire y telas para aplicarlo en cortinas, sobrecamas, alfombras, toallas, etc.”.

En las terrazas, patios y exteriores de la vivienda se deberá mantener una vigilancia constante para evacuar el agua que se haya acumulado por la lluvia, indica Amores. “Si se tienen mascotas es importante recoger de inmediato sus desechos y limpiar el sitio con desinfectante”.