El deshierbado consiste en quitar las malas hierbas del suelo y las hojas, flores y ramas muertas de las plantas. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

El deshierbado consiste en quitar las malas hierbas del suelo y las hojas, flores y ramas muertas de las plantas. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

Cómo tener un jardín de envidia

Víctor Vizuete E.
Editor

No hay nada más gratificante que ingresar en una casa y observar el jardín bien cuidado. Mantener este espacio limpiecito, reluciente y ordenado no es una tarea difícil y debe ser periódica. Los trabajos incluyen el deshierbado, el corte de césped y la poda de plantas

El tiempo de corte, poda y limpieza varía según las especies que prevalecen, pero lo más corriente es realizarlo cada quince días; cuando empiezan a salir malas hierbas y brotes en las ramas de las plantas, explica María Defaz.

La gráfica muestra un jardín perfectamente cuidado. Su estética es evidente. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

La gráfica muestra un jardín perfectamente cuidado. Su estética es evidente. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

No obstante, en épocas muy lluviosas y en zonas con mucha humedad es menester realizar el mantenimiento más seguido, hasta una vez por semana.

La tarea principal, explica Ramón Duicela, es eliminar el césped excesivo y arrancar de raíz las plantas entrometidas, que invaden la tierra que rodea a las variedades. Una vez ejecutada este trabajo se procede a un removido meticuloso del suelo. Esto tiene una razón, explica Duicela, hace que las raíces de las malas hierbas se mueran y, asimismo, que el sustrato se oxigene y permita un crecimiento óptimo de las otras especies.

Entonces es tiempo de la poda de mantenimiento. Esta tiene dos fases. La primera es quitar todas las hojas, ramas y flores muertas de las plantas existentes. Esto se puede realizar manualmente o con unas tijeras de podar.

El podado del césped puede hacerse manualmente (podadora manual), con podadoras a gasolina o eléctricas y, si es una terreno, con máquinas de podar. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

El podado del césped puede hacerse manualmente (podadora manual), con podadoras a gasolina o eléctricas y, si es una terreno, con máquinas de podar. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

En la segunda fase se cortan las ramitas y ramas secas o muertas. Es mejor hacerlo con un hacha de jardinero. Si las ramas son muy gruesas se utiliza una sierra cortadora. También de utilizan los podones, corto y largo, que alcanza las ramas más extendidas.

La poda estética o topiario es el siguiente trabajo. Se realiza con tijeras grandes de podar y consiste en dar a ciertas especies como pinos, cipreses, bojs, ficus, espárragos y bambúes formas artísticas; tanto geométricas como de figuras antropomórficas o geomórficas.

La ´poda topiaria o artística se realiza en arbustos como los boj, los pinos, los ficus y otros que se prestan para esa práctica. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

La poda topiaria o artística se realiza en arbustos como los boj, los pinos, los ficus y otros que se prestan para esa práctica. Foto: Víctor Vizuete/ Construir.

El corte del césped es la antepenúntima tarea. Si el terreno es pequeño se utilizan podadoras manuales, eléctricas o a gasolina; si es una gran extensión se usan las máquinas podadoras, explica Duicela. Cómunmente, el alto del corte del césped debe estar entre 3 y 5 cm.

Luego se define bien los límites del jardín, la jardinera o el arriate. Esto se realiza con un machete y luego con una pala de boca ancha.

Finalmente, se recogen los desechos de una manera ordenada. Utilice una carretilla, escobas, rastrillos y fundas plásticas para recoger las basuras.

Y listo, a disfrutar del jardín.