Los colores y diseños hacen de los cojines el accesorio ideal para cualquier espacio de la casa y para cualquier estilo decorativo. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Los colores y diseños hacen de los cojines el accesorio ideal para cualquier espacio de la casa y para cualquier estilo decorativo. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Los cojines son la alternativa decorativa desde la sala hasta el dormitorio

Yadira Trujillo Mina

Entre los accesorios y complementos del mobiliario, en cualquier área de la casa, los cojines se llevan el protagonismo por su capacidad decorativa, su versatilidad y funcionalidad, además de la variedad que se puede lograr gracias a los diferentes diseños.

La decoradora de interiores Martha Rodríguez explica que este es “quizá el único complemento que no se deja de usar en ningún caso, ni por estilo ni por tendencias”, ya que nunca pasa de moda y los diseños siempre responden a las preferencias decorativas diversas.

Según explica Rodríguez, los cojines son necesarios, tanto en las zonas sociales como en las privadas para brindar comodidad pero, sobre todo, para dar la cantidad exacta de color y vida que se necesita para no saturar un ambiente. "El mueble por sí solo no dice nada, pero si lo acompañamos de un cojín que contraste y lo alegre, se revive también todo el ambiente y el mueble adquiere personalidad".

Los sofás de la sala, las sillas auxiliares en corredores y dormitorios son los muebles en los que nunca debe faltar un cojín. "Lo importante es no colocar cualquier cojín, sino uno que combine y, a la vez, contraste con el mueble".

La recomendación de Rodríguez es establecer una sintonía entre los colores, pero también entre las texturas y los estilos. "Si bien los colores deben contrastar, no se debe imponer demasiado el del sofá o el del cojín; hay que buscar el equilibrio en la gama de colores. Además, se pueden contrastar superficies llanas con texturas entre ambos, pero, de la misma forma, sin que uno de los dos se imponga demasiado, sino que el cojín y el mueble se complementen".

Los profesionales de la decoración recomiendan esta alternativa para todos los estilos, desde el clásico hasta el moderno y las diferentes fusiones (vintage, ecléctico). Así por ejemplo, José Antonio Rivas indica que cuando se trata de estilos clásicos y contemporáneos se debe optar por tonos cálidos como marrón y beige, mientras que para modernos los tonos pasteles como el turquesa o el verde; los neutros como el blanco y el negro o los vivos como el naranja son ideales.

Los diseños de líneas o círculos serían óptimos para estilos actuales y los detalles curvos y bastante marcados para decoración tradicional.

María Fernanda Andrade destaca la capacidad de los cojines para cambiar de estilo, sin necesidad de cambiar el mobiliario. "Lo importante en decoración es elegir muebles atemporales para no cambiarlos constantemente. Con eso, es increíble la capacidad de los cojines para dar un giro en el estilo con sus colores, diseños y texturas".