La vivienda tiene dos plantas y un entrepiso reforzado. Los muros son de tierra apisonada y mejorada. En el recuadro, tras el sismo del 2014. Fotos: www.archdaily.com

La vivienda tiene dos plantas y un entrepiso reforzado. Los muros son de tierra apisonada y mejorada. En el recuadro, tras el sismo del 2014. Fotos: www.archdaily.com

Una casa de barro ultradura

Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

Después del terremoto del 2014 que sacudió a Ludian, un pueblo de la provincia china de Yunnan, cientos de miles de personas perdieron sus viviendas. La mayoría de estas eran de adobe y no resistieron la fuerza del sismo.

La Universidad China de Hong Kong (CUHK) y expertos en diseño sísmico de la Universidad de Cambridge trabajaron en un prototipo de vivienda sismorresistente fabricada con tierra, cuenta el portal noticias.arq.com.mx.

En el último World Architecture Festival, este proyecto obtuvo uno de los premios más importantes: el World Building of the Year 2017. Por su impacto, este proyecto podría ayudar a más de 100 millones de personas en el mundo.

Las razones de los profesionales de las dos universidades para seguir usando la tierra, tienen que ver con las condiciones económicas de los habitantes de este pueblo, para quienes comprar cemento y ladrillos resulta muy caro.

La volumetría es totalmente cuadrada y sismorresistente.

La volumetría es totalmente cuadrada y sismorresistente.

Asimismo, la idea es que más personas imiten el sistema constructivo -relativamente fácil- y cuenten con casas capaces de resistir un terremoto o bien disminuir su impacto destructivo y mortal.

El profesor Edward Ng, de la CUHK, encabezó este programa que materializó la teoría en una vivienda para dos ancianos damnificados de la aldea de Guangming.

“Los sismos no son un problema chino sino mundial”, dice el profesor Ng. “Mucha gente vive en casas de barro. Y si puedes encontrar una manera de ayudar a estas personas diseñando una estructura más segura para ellas, entonces estamos solucionando un problema para unos 100 millones de personas”.

Para empezar, el inmueble es totalmente cuadrado. Una casa simple, dice Ng, pues todos deben poder construirlas. Por su forma, el cuadrado ayuda a que geométricamente la casa sea más estable y fuerte.

La planta se divide por dos bloques divididos por un atrio central. El techo piramidal es más sismorresistente.

La planta se divide por dos bloques divididos por un atrio central. El techo piramidal es más sismorresistente.

Luego, la techumbre tiene forma de pirámide, una estructura estable que es fácil de construir y que, en caso de que los muros colapsen, la gente pueda sobrevivir debajo de esta pirámide.

Todos los muros de la casa son de tierra apisonada pero guardan algunos principios científicos para que sea más resistente. “Junto con nuestro experto en diseño sísmico comenzamos a mejorar la mezcla de tierra que hay en el sitio”, afirmó Ng.

La planta se divide en dos bloques separados por un atrio central. Gracias a un tragaluz en la techumbre, se ilumina y ventila de manera natural. Así, la vivienda es fresca en verano y cálida en invierno gracias a la alta masa ­térmica de las paredes de tierra apisonada.