La casa está ubicada en Colope, Esmeraldas. Foto: Cortesía Ecuaplastic

La casa está ubicada en Colope, Esmeraldas. Foto: Cortesía Ecuaplastic

Una casa de 144 m² se construyó en la playa con tetrapak

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

A finales de octubre del 2016 se terminó de construir una casa de 144 m², de dos plantas, en Colope, Esmeraldas. Esta destaca por sus características ecológicas; está fabricada con polialuminio, un material reciclado de los envases de tetrapak.

La empresa Ecuaplastic, que se dedica a la producción de tableros y cubiertas con este material, estuvo a cargo del proyecto, con el objetivo de dar a conocer lo usos del tetrapak.

A partir de los componentes del tetrapak se fabrican diferentes tipos de madera para los tableros, a esta se le ha denominado ecopak, madera que se ha desarrollado para interiores y exteriores.

Edgar Mora, gerente general de Ecuaplastic, explica que el tetrapak está compuesto por 75% de cartón, 20% de plástico y 5% de aluminio. En el caso de los tableros que se utilizan para interiores se utilizan todos los componentes del material reciclado.

En cambio, para los exteriores se utiliza solo plástico (80%) y aluminio (20%). A este material, en el que se elimina el cartón, se le ha denominado polialuminio.

Mora asegura que los tableros son inmunes a hongos y bacterias, “por eso se utilizan en el Oriente y la Costa, es un material que cumple con características técnicas para la vivienda; es sismorresistente por ser un material elástico, además es termoacústico; permite que la temperatura interior sea la adecuada respecto al exterior”.

Para este tipo de construcciones es importante el reciclaje de tetrapak. Mora considera que en el país todavía no se ha desarrollado este hábito, por lo que su empresa debe importar el material desde Brasil, Malasia y España para la fabricación de los tableros y cubiertas que ya se están utilizando para la vivienda.

“Hasta fines de marzo tuvimos una producción de 30 toneladas mensuales de polialuminio, eso significa que en el Ecuador se deben reciclar 120 toneladas de tetrapak mensuales, porque solo el 25% es polialuminio”.

Como empresa, Ecuaplastic ha hecho tres casas: la vivienda modelo que tienen en la fábrica, otra casa en la Armenia (valle de Los Chillos) y la de la playa. Sin embargo, con las ventas de tableros y cubiertas, la empresa conoce de varias casa hechas en Manabí, en el Puyo, en el Cuyabeno y otros puntos del país. “Damos garantía de 30 años porque el plástico y el aluminio de estos tableros difícilmente se destruyen”.

El representante de esta empresa dice que a partir del aumento del desayuno escolar, dentro de lo que se entrega a los niños hay 400 toneladas de tetrapak mensuales. “Si recicláramos solo eso ya no tendríamos que importar, pero hay que sembrar la cultura del reciclaje en las escuelas, en los estudiantes y profesores”.

Ecuaplastic ha tenido reuniones con el Ministerio del Ambiente y el de Educación para que se desarrolle esta propuesta, asegura Mora.

Los tableros para construir estas viviendas ecológicas son de diferentes espesores; desde cinco hasta 40 milímetros, en planchas de 2.44 por 1.22. A partir de eso, incluso se puede hacer mobiliario.

El proceso de elaboración

Luego de recoger el tetrapak, este va a una cartonera, donde se extrae el cartón. Ecuaplastic compra el 25% que queda de plástico y aluminio.

Lo primero que se hace en el material es la limpieza y secado, ya que queda con restos de cartón. Luego pasa a un molino donde se hace el proceso de triturado y enseguida se pone en unos moldes para subir a una prensa, donde por presión y temperatura se conforma la plancha o la cubierta.

“Este proceso es completamente ecológico, ya que solo consiste en procesos mecánicos de termocompresión”, indica Mora.

El último paso es el corte, en el que se deja el tablero de las dimensiones adecuadas.
Luego de este proceso el material al natural queda brilloso y liso. Pero, además, acepta laca y pintura.

Para la construcción de una vivienda, la empresa, que cuenta con un equipo de arquitectos y diseñadores, cobra USD 350 el m². Una vivienda de 90 m² se entrega habitable en tres semanas, con todas las instalaciones eléctricas, sanitarias y servicios básicos, muebles de cocina y clósets.