El estilo vintage, cargado de diseño y funcionalidad, es un estandarte de El Portal de Grecia. Foto: Pavel Calahorrano/ Construir.

El estilo vintage, cargado de diseño y funcionalidad, es un estandarte de El Portal de Grecia. Foto: Pavel Calahorrano/ Construir.

El bar también entra en el concepto decorativo integral

Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

Aunque no es un área con la que cuenten todos los hogares, un bar también hace parte del concepto decorativo, sea grande o pequeño y sin importar cuál sea su estilo.

El tamaño dependerá del espacio con el que se cuente, explican los profesionales del interiorismo. Es así que se puede conformar una zona de bar en corto espacio esquinero o en una gran pared, con equipamiento hacia adelante para interactuar.

La madera es el material preferido. Esta se acopla a diferentes estilos, gustos, espacios y necesidades.

Carolina Zambrano, arquitecta interiorista, propone una alternativa moderna pero que no difiere de la decoración general de la casa.

Se trata de un bar pensado para la zona cotidiana de los más jóvenes de la familia, que vaya acorde con todo el mobiliario, pero que con su diseño y conformación del espacio sugiera jovialidad.

En el caso de esta alternativa moderna, el bar se dispone en concordancia con un espacio corto pero suficiente, a manera de módulos eficientes que se conjugan en una sola función.

El toque en tendencia lo dan las formas rectas de los estantes de madera natural, combinado con un tono vivo en los taburetes y otro metálico en los mismos.

En El Portal de Grecia, en cambio, la propuesta es el vintage. Formas curvas se combinan con líneas rectas en una alternativa ideal para espacios amplios, disponibles en una esquina.

Según Martha Rodríguez, decoradora del lugar, el bar es una zona social más, por lo que su ambientación debe estar bien pensada, al igual que la de toda la casa.

Un aire clásico está presente en su propuesta, gracias al tono oscuro de la madera y a los espejos que acompañan a los estantes organizadores.

Esto y las copas de cristal llevan a la idea tradicional de bar, que contrasta con butacas de líneas rectas, logrando estar a la tendencia, sin alejarse del clásico.