La asesoría profesional en decoración ayuda a conseguir ambientes con armonía entre todos sus componentes. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La asesoría profesional en decoración ayuda a conseguir ambientes con armonía entre todos sus componentes. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La asesoría de un profesional es esencial para decorar la casa

Yadira Trujillo Mina 
Redactora (I)

La adecuación de cada espacio del hogar es fundamental para la convivencia familiar diaria. De cada detalle, tanto en acabados como en decoración interior, dependen aspectos como la tranquilidad, la comodidad y hasta los estados de ánimo.

La arquitecta e interiorista Carolina Zambrano dice que en este proceso es muy importante que intervenga un profesional, y que pese a que cada familia puede adecuar su casa como mejor se sienta, hay errores que muchas veces se cometen en cuanto a la aplicación de materiales, colores y texturas en los diferentes elementos interiores que componen el hogar.

Lo primero que hay que aprender –comenta- es a no saturar un espacio ni hacer mezclas que choquen demasiado. “No podemos mezclar muchos tipos de texturas, o demasiados colores radicalmente opuestos”. La recomendación es buscar siempre una estabilidad, y “esto es algo que aunque parezca fácil, no siempre se logra. De ahí la importancia de dejarse asesorar”.

Según el interiorista José Antonio Rivas, la principal razón por la que se ambienta la casa de forma empírica podría derivar de cuestiones económicas. “Lo que no pensamos al preferir ahorrarnos el pago de un interiorista, es que los errores que se cometan de forma empírica pueden llevar a la necesidad de una doble inversión e igual se termina gastando”.

Los errores a los que Rivas se refiere pueden ir desde elegir un mueble con proporciones equivocadas, que no se acople al espacio y, sobre todo, que sus funciones no se complementen con los otros componentes de un ambiente; hasta usar objetos o colores que difieran del estilo deseado.

Para Rivas, cuando esto pasa, es necesario reemplazar muebles o complementos, volver a pintar o hacer que se acoplen de cualquier forma, “lo que implica un gasto extra”.