La estructura contemporánea se diseñó como respuesta a los atractivos naturales marinos contiguos.

La estructura contemporánea se diseñó como respuesta a los atractivos naturales marinos contiguos. Foto: Agencia AFP

Lisboa tiene un nuevo ícono de la arquitectura

Redacción Construir

En las orillas del río Tagus, en Belem, Lisboa, se ubica el nuevo referente europeo de arte contemporáneo. Se trata del Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología (MAAT).
Según el sitio web Arqa.com, se trata de una obra creada para explorar la cultura contemporánea a través de las artes visuales, los nuevos medios de comunicación, la arquitectura, la tecnología y la ciencia.

“Propone una nueva relación entre el río y el resto del mundo. Es un edificio potente, sensible y de baja altura”. La nueva edificación es clave en el plan general de EDP Foundation para el campo del arte. Diseñado por ALA, el Museo se propone como el eje de una de las zonas culturales más populares de la capital portuguesa: el histórico barrio de Bélem, junto al río, apunta Plataforma Arquitectura.

Con la construcción de la estructura se sumarían más de 7 000 m² de espacio público a la zona. Según anunció EDP en un comunicado de prensa, se diseñó como respuesta a “los atractivos naturales marinos, configurando una narrativa arquitectónica sensible, tanto a su patrimonio cultural como al futuro de la ciudad”.

El diseño comprende un techo ondulante, una serie de pavimentos cerámicos y azulejos en 3D que dan vida a la fachada, produciendo una superficie compleja que genera impresiones de agua, luz y sombra. Según Arqa, esto se hizo sobre la base de la tradición en artesanía y cerámica de Portugal, logrando un diseño tridimensional de azulejos esmaltados que articulan la fachada y producen una superficie compleja que sugiere lecturas mutables.

En busca de una fusión de la estructura con el paisaje, el MAAT está diseñado para permitir a los visitantes caminar por encima, por debajo y por el edificio que se encuentra debajo de un arco. Esta sería una noción tomada de las formas más antiguas de la arquitectura occidental, apunta Arqa.

“El techo se convierte en una sala al aire libre, una reconexión física y conceptual del río hasta el corazón de la ciudad, donde los visitantes pueden dar la espalda al río y disfrutar del paisaje urbano, y por la noche, ver una película con Lisboa como telón de fondo”. Los espacios de exposición son extensiones de la esfera pública, con unos sectores interconectados para experimentar la intersección de las tres disciplinas.

Pedro Gadanho, quien anteriormente fue curador en el Departamento de Arquitectura y Diseño del Museo de Arte Moderno (MoMA), de Nueva York, ha sido nombrado el primer director del MAAT, donde se presentará la exposición ‘Utopía’, como apertura.