Las alfombras de vinil son una propuesta de estilo vintage, ideal para la limpieza rápida (Studio Noa). Fotos: cortesía Adriana Hoyos y Armando Prado / EL COMERCIO

Las alfombras de vinil son una propuesta de estilo vintage, ideal para la limpieza rápida (Studio Noa). Fotos: cortesía Adriana Hoyos y Armando Prado / EL COMERCIO

La alfombra da personalidad a cada espacio

Yadira Trujillo M. Redactora (I)
[email protected]

Antes, las alfombras se implementaban, sobre todo, por razones térmicas y un poco estéticos. En la actualidad estas piezas tienen usos más estéticos, ya que las necesidades anteriores se cubren con los acabados de la casa.

En la decoración de cualquier espacio, la alfombra es un elemento que puede complementar de manera neutral o convertirse en el punto focal del mismo, por sus detalles de color, diseño y textura. Así lo explica la jefa de diseño de Studio Noa, Ángela Hoyos.

Pero la novedad, sin duda, son los materiales. Aunque los tradicionales no pierden vigencia, nuevas alternativas llegaron para implementarse en cualquier estilo.

El vinil es uno de ellos. Hoyos explica que se trata de un elemento de estilo vintage, que es de fácil limpieza y factible no solo para la decoración de interiores, sino también para ambientes exteriores.

Cubrir todo el espacio de la sala es una opción para casas amplias (Colineal).

Cubrir todo el espacio de la sala es una opción para casas amplias (Colineal).

Los diseños de las alfombras de vinil evocan a las antiguas baldosas de cemento. Hoyos explica que son de estilo contemporáneo e informal, pero bastante versátil.

Para decoración más elegante, una alternativa es la alfombra de cabuya. Esta se acopla a más estilos por la minuciosidad de su tejido, asegura.

Con la alfombra, el estilo también se marca gracias a los colores y diseños, en concordancia con los otros elementos de un ambiente.

“La alfombra es el elemento que viste cualquier espacio”, comenta Hoyos. Su recomendación es que se reviva una estancia con esta, cuando el mobiliario principal es de colores neutros como el blanco o el beige. Si se usan colores más intensos, con el de la alfombra se puede equilibrar.

Esta alfombra de cabuya de Studio Noa es una opción para el comedor, en estilos elegantes o casuales.

Esta alfombra de cabuya de Studio Noa es una opción para el comedor, en estilos elegantes o casuales.

Para la profesional, la alfombra es un elemento que, al menos en la sala, no puede faltar.
En el comedor, en cambio, existe la posibilidad de no usarla. María Fernanda Andrade, interiorista, no las recomienda en este sitio por limpieza y tamaño. “Si no cubre al menos un metro más que la silla no es funcional”.

El interiorista José Antonio Rivas indica que el diseño de pisos de las nuevas estructuras son frías, tanto física como visualmente. Esto, debido a las nuevas tendencias de materiales como el pulido, el porcelanato o el metal.

“Por esta razón una alfombra rompe y delimita un espacio, lo hace más importante y, además, brinda calidez”.

Las alfombras de colores fuertes atrae la atención cuando van junto a muebles neutros (Adriana Hoyos).

Las alfombras de colores fuertes atrae la atención cuando van junto a muebles neutros (Adriana Hoyos).

Rivas recomienda alfombras de fibras naturales, con detalles decorativos lineales, de textura suave y pelo alto.

“Para lograr un contraste de color, considerando los acabados opacos en los pisos, sugiero alfombras con diseños fractales, que es la tendencia para el año 2018”.

Este tipo de diseño incluye abundantes líneas y formas. Con eso se logran composición convencionales o abstractas. Se puede implementar para cualquier estilo con el uso adecuado de color. Todo lo anterior se debe considerar, sin pasar por alto que la alfombra tiene su funcionalidad: la de proteger los pisos.