Este es un ejemplo de escultura abstracta de Studio Noa, con textura profunda para marcar contrastes. Fotos: Patricio Terán / EL COMERCIO

Este es un ejemplo de escultura abstracta de Studio Noa, con textura profunda para marcar contrastes. Fotos: Patricio Terán / EL COMERCIO

Accesorios rústicos y artesanías ponen su sello en el hogar

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

Para todos los ambientes de la casa hay un accesorio ideal, ese que revive el espacio con estilo y personalidad. Maderas sin tratar, vasijas de terracota y otros objetos son muy utilizados en la tendencia actual.

Estas características son esenciales en la decoración, explica la interiorista Catherine Argudo, ya que “un ambiente está compuesto por la esencia de quienes lo habitan, por ende debe hablar de estas personas”.

Según la profesional, hay que pensar en accesorios originales, pero con toques naturales, debido a que la tendencia decorativa apunta hacia el rescate de elementos de la naturaleza.

La madera es el material privilegiado, asegura Argudo. De ella se pueden aprovechar sus vetas y colores, “que son imperfectos”, para adornos de diferentes estilos: esculturas abstractas, figuras humanas o animales, bolas decorativas, etc.

Estos complementos decorativos se colocan principalmente en mesas de centro, estanterías y mobiliario auxiliar como consolas de recibidor y corredores. Las lámparas de piso con características naturales son otra alternativa de la tendencia.

Otra alternativa es jugar con tamaños y tonos de los accesorios para una composición.

Otra alternativa es jugar con tamaños y tonos de los accesorios para una composición.

La recomendación de la interiorista es que se elijan los accesorios en función de los elementos más grandes: el mobiliario y los acabados de un ambiente.

Esto es necesario, sobre todo, para complementar las texturas y los colores con los accesorios, asegura. “Si la casa tiene, por ejemplo, papel tapiz con un diseño bien marcado, el accesorio debe tener menos textura, ya que al aplicar demasiada se sobrecarga el ambiente”.

En un caso como este, si el material de los adornos es la madera, se puede optar por una superficie lisa. Si se mantienen tonos beige en paredes lisas, lo ideal serían los accesorios con texturas profundas.

Argudo sugiere arriesgarse a usar madera en diferentes tonalidades e intensidad de texturas, entre los componentes del ambiente, desde los acabados, pasando por el mobiliario hasta llegar a los accesorios.