Tiempo de lectura: 1' 19'' No. de palabras: 212

Una compañera guayaquileña, quien por razones de trabajo tuvo que venir a residir en Quito, descubre una realidad que la comparten muchos ecuatorianos: los precios de los arriendos y la compra de bienes inmuebles están, literalmente, por las nubes.

Según ella -una opinión que comparten muchos expertos-, la capital es mucho más cara en esos rangos que el Puerto Principal.

¿Cuáles son los factores que inciden en ese comportamiento económico? Existen varios, pero el principal es que existe demanda.

Y mientras esta se mantenga en los porcentajes actuales, los promotores de vivienda seguirán construyendo para satisfacerla.

Y no se trata solo de gente que busca 'un techito' para vivir con su familia. Existe un importante grupo de personas, incluido un creciente número de extranjeros, que coloca parte de su dinero en propiedades que, para ellos y por la aparente solidez del sistema financiero, es un refugio de valor a futuro.

Este furor inmobiliario ha dado paso a la especulación, como comprueban muchos coterráneos que tratan de comprar o arrendar un inmueble en cualquier parte de la urbe. Y todo hace pensar que los precios no tienen techo y que pueden subir indiscriminadamente.

¿Qué será de hacer para ablandar este panorama?

Califique
2
( votos)