María Susana Rivadeneira y Joyería Guillermo Vásquez crearon la línea Barroca. Foto: Cortesía María Susana Rivadeneira

María Susana Rivadeneira y Joyería Guillermo Vásquez crearon la línea Barroca. Foto: Cortesía María Susana Rivadeneira

Las perlas permiten el diseño de joyas atemporales y femeninas

Ana Cristina Alvarado. (I)
[email protected]

Las perlas son la elección segura si de elegir joyería se trata. “Las perlas se adaptan a cualquier diseño y ocasión, por eso en realidad la persona que las usa es quien da la última palabra”, asegura Nicole Morillo, orfebre.

En la década de 1920, Coco Chanel ya demostró que un collar de perlas era el accesorio perfecto para cualquier evento y Jackeline Onassis, ícono de los 60, siempre llevaba un collar de dos o tres filas de perlas, que resaltaban sus elegantes vestidos.

Las perlas también son preferidas por las diseñadoras, pues la naturaleza las crea en diferentes formas, tamaños y colores.

Esto inspiró a María Susana Rivadeneira, exmiss Ecuador, a crear una línea junto a la Joyería Guillermo Vásquez. “Todas las perlas barrocas son diferentes y preciosas. Así que la intención fue crear una línea como tributo a todas las mujeres del país”, indica la diseñadora de modas y empresaria.

“Barroca”, como se llama la colección, cuenta con aretes, pulseras, collares y colgantes en los que se fusiona la imperfección natural de las perlas con la perfección del trabajo en oro. Está a la venta en las tiendas de todo el país de Joyería Guillermo Vásquez y en Vintage de Plaza Lagos.

La diseñadora Nicole Morillo, por su lado, constantemente elabora ediciones únicas de joyas con perlas. En sus últimos trabajos busca darle más drama al diseño usando perlas de gran tamaño e incorporando piedras a la superficie de las mismas. Morillo publica y vende sus productos a través de sus redes sociales.

La joyera María José Fábrega es más experimental. Prefiere usar las perlas para crear contraste con ciertos metales. “Por ejemplo, con tubos cuadrados negros, que rompen con la estética tan natural y orgánica que tiene la perla. También, me gusta transmitir su elegancia, ya que son clásicas pero versátiles”, señala.

Fábrega, como es conocida la marca, vende sus productos en La Tejedora Distrito Creativo (Cumbayá) y a través de sus cuentas en Instagram y Facebook.