Arnaud Winter, un reconocido perfumista internacional, durante una cata de vinos y perfumes en la tienda Divino en Quito. Foto: Cortesía

Arnaud Winter, un reconocido perfumista internacional, durante una cata de vinos y perfumes en la tienda Divino en Quito. Foto: Cortesía

El perfumista francés Arnaud Winter contó cómo es su trabajo

Ana C. Alvarado. (I)

Arnaud Winter, perfumista de Yanbal International, visitó Ecuador la semana pasada. Una de las actividades que realizó fue dirigir una cata de perfumes y vinos junto a Thierry Sebastià, sommelier de la tienda Divino.

En esta cita, Winter hizo un rápido recorrido por la historia del perfume. Contó que la perfumería, así como el vino, tiene su origen en el Mediterráneo. En Egipto se desarrollaron las primeras fórmulas de fragancias para honrar a los dioses.

La palabra perfume viene del latín “por el humo”, pues al quemar ciertas materias primas, las culturas antiguas esperaban que el humo sea el medio por el que viajen sus oraciones.

En la Edad Media se usaron las fragancias también en la medicina y para el renacimiento ya se había desarrollado una cultura más fina de perfumería.

En la época actual, los perfumes ya no son exclusivos de personas con alta capacidad adquisitiva, pues se han desarrollado fórmulas para obtener grandes cantidades de los aromas.

Por ejemplo, Arnaud contó que, para obtener el aroma de una orquídea de Brasil, un equipo de perfumistas viajó a ese país. Colocaron un frasco de vidrio alrededor de la flor viva y la rosearon con un gas neutro que atrapó su fragancia. Esta fue concentrada en un carbón y después se reconstruyó el aroma en un laboratorio con moléculas sintéticas y naturales.

Winter también habló sobre su quehacer. Dijo que un perfumista es alguien que se expresa con aromas. Aunque tiene libertad creativa, siempre debe tomar en cuenta el público para el que está creando, pues los aromas tienen un fuerte poder emocional. “Los aromas hablan a la memoria”, aseguró el perfumista.

El experto finalizó dando un par de consejos para comprar un perfume. Recomienda probar el perfume en las tiritas de papel neutro, pues la piel puede influir con su propio olor.

Además, asegura que no hay que comprar por la primera impresión, pues el perfume suelta diferentes notas a medida que pasa el tiempo. Explica que un perfume se evalúa en tres etapas: las notas de salida (que son las que primero se expresan), las notas de corazón (que se pueden sentir durante el día de uso del perfume) y las notas de salida (que son las que perduran hasta por 6 meses en la ropa).