PIE: Este tratamiento promueve la generación de colágeno. Foto: Patricio Terán / Chic! Modelo: Camila Callejas / Agencia DIS

Este tratamiento promueve la generación de colágeno. Foto: Patricio Terán / Chic! Modelo: Camila Callejas / Agencia DIS

La micropunción eléctrica ayuda a sanar la piel

Ana Cristina Alvarado (I)

La micropunción es un tratamiento que se deriva del ‘roller’, un rodillo con microagujas que al hacer pequeños pinchazos provoca el aumento de la producción de colágeno. La micropunción eléctrica tiene más ventajas, pues se puede controlar factores como la velocidad y la profundidad de las agujas.

La micropunción eléctrica se usa para combatir una docena de enfermedades de la piel. El fotoenvejecimiento, poros dilatados, flacidez, acné y bolsas y ojeras pueden disminuir su apariencia gracias a esta tecnología. Al poder controlar las agujas, se puede también combatir las arrugas de lugares sensibles, como de los párpados.

Este tratamiento se puede realizar con anestesia, si el paciente lo desea, pero la acción de las microagujas es tolerable. Los microorificios se cierran después de 10 minutos. Es en este tiempo en el que se puede aplicar directamente sobre la piel medicamentos de acuerdo a la patología.


Paola Guevara,
médica experta en diagnóstico temprano de lesiones que pueden ser cancerígenas, dice que este tratamiento es un coadyuvante a la consulta dermatológica.

Explica que es exitoso para mejorar la salud y calidad de la piel porque al abrir los microcanales, los medicamentos como factores de crecimiento, reafirmantes, vitaminas, agentes liposomados y reestructurantes llegan a la segunda capa de la piel, la dermis.

Las aproximadamente mil incisiones por minuto no generan daño a los tejidos. Además, al tratarse de un tratamiento que debe ser realizado por profesionales médicos, no hay riesgo de infección, no hay efectos secundarios y el tiempo de recuperación después de cada sesión es corto. La piel queda levemente hinchada y enrojecida, por un lapso de dos a cuatro horas. En los días posteriores, hay una descamación fina.

Para obtener los mejores resultados, se deben realizar al menos cuatro sesiones. La inversión es importante, pero menor a otros tratamientos que actúan en la piel como el láser.