La bolsa es un diseño de Moshi Boots y la perrita esta en adopción con la Fundación Lucky. Foto: Armando Prado / Chic!

La bolsa es un diseño de Moshi Boots y la perrita esta en adopción con la Fundación Lucky. Foto: Armando Prado / CHIC!

Las mascotas cuentan con ropa de diseñador hecha en Ecuador

Ana C. Alvarado y Gabriela Castellanos 

El amor por los animales se ha convertido en una inspiración para diseñadores de moda que buscan complementar el estilo con prácticas de tenencia responsable. Desde chompas y collares, hasta bolsos y vestidos que hacen juego con los atuendos de los dueños, los animales de compañía tienen hoy en día varias opciones para estilizar su ‘look’.

Para dejar de lado los tradicionales vestidos y camisetas con frases, los creativos proponen ideas innovadoras. Paulina Enderica, diseñadora de modas, empezó a diseñar para mascotas mientras se dedicaba al rescate. Una de sus perras se llamaba Runa . “Quería cambiar el concepto despectivo que tiene la gente sobre este término y decidí nombrar así a mi marca”, comenta.

Ella cuenta con una colección étnica y una más casual. Una línea adicional de accesorios sirve para recaudar fondos para su organización de rescate animal en Cuenca. Los precios van desde los USD 6 y son hechos a mano por la diseñadora y rescatista.

La modelo luce un impermeable de Pumba Pet Fashion. Foto: Armando Prado / CHIC!

La modelo luce un impermeable de Pumba Pet Fashion. Foto: Armando Prado / CHIC!

María Alejandra Reyes, presidenta de la Fundación Lucky, considera que en los últimos años se ha puesto en boga el tema de la adopción y el rescate. “Les tienen con collar y placa, les visten, les sacan a pasear y eso refleja el interés que tienen de que sus animales estén bien”, asegura.

Pumba Pet Fashion tiene dos perritos en su historia. El primero es Pumba, el schnauzer que acompañó a la diseñadora Melissa Santamaría hasta el 2011, cuando falleció. El segundo es Botón, un animal rescatado hace tres años.

La diseñadora quiteña puso en adopción a Botón y, mientras tanto, lo acomodó en su taller de costura. De ahí obtuvo su pintoresco nombre. Con el tiempo, se encariñaron. Santamaría buscó una casa más grande y se quedó con Botón.

El nuevo miembro de la familia la motivó a retomar un proyecto que se paró después de la muerte de Pumba: una línea de ropa para mascotas.

Lola, quien ahora vive en la Fundación Lucky, viste una camisa hawaiana de Pumba Pet Fashion. Foto: Armando Prado / CHIC!

Lola, quien ahora vive en la Fundación Lucky, viste una camisa hawaiana de Pumba Pet Fashion. Foto: Armando Prado / CHIC!

Pumba Pet Fashion tiene ropa para perros desde la talla XS hasta la L. Los diseños son únicos y pueden ser hechos a medida. Los precios varían entre los USD 8 y USD 18.
Santamaría, quien también es la directora creativa de Be:At Clothing, ha recibido pedidos de prendas a juego ­para el dueño y la mascota.

Otra historia es la del diseñador de cuero y calzado John Córdova, quien rescató a Lula hace tres semanas. Fue abandonada a su suerte una madrugada, con tan solo un mes de nacida. “Ahora es parte de nuestra inspiración”, dice.

En una noche de insomnio, Córdova diseñó una bolsa para llevar a Lula. Así nació el nuevo modelo de Moshi Boots, la marca del diseñador.

Es una divertida y linda bolsa que se hace bajo pedido. El diseñador dibuja la silueta y el color de la mascota y lo sobrepone en la parte frontal de la bolsa. Se puede elaborar en cuero o en sintético y en los colores que prefiera el cliente. La entrega se hace después de una semana del pedido. Los precios varían según el tamaño, entre USD 35 y USD 45.

CRÉDITOS:


Modelo: Gabriela Córdova. Vestimenta Modelo: Be:At Clothing 
Maquillaje: Patricia Rebolledo. Perritos: Fundación Lucky
Ropa perritos: Pumba Pet Fashion