Wava Community Market es una de las propuestas recientes. Está en el Palacio Arzobispal. Foto: Paúl Rivas / CHIC!

Wava Community Market es una de las propuestas recientes. Está en el Palacio Arzobispal. Foto: Paúl Rivas / CHIC!

El mapa de la moda independiente

Ana C. Alvarado

Las marcas de moda independiente de Quito son el reflejo de la necesidad de nuevos públicos por consumir productos diferenciados. Al menos un cuarto de estos emprendimientos apuesta por mantener un espacio físico permanente para exponer, vender y elaborar productos per­sonalizados y a la medida.

Existen dos polos en los que se concentran las iniciativas locales: Cumbayá y La Floresta. Hasta hace unos cinco años, la calle Francisco de Orellana (una de las principales de la parroquia) no albergaba ni un comercio por cuadra. Así lo recuerda Meche Reece, diseñadora de interiores y de moda, que montó su tienda de ropa infantil Tirulá, en el 2013. Este espacio es conocido por los vecinos como La Casita de Rayas, pues la pintura de la ­fachada alterna rayas celestes y blancas.

Cumbayá es otro polo donde el movimiento de moda se concentra. Tirulá es una tienda de moda infantil. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Cumbayá es otro polo donde el movimiento de moda se concentra. Tirulá es una tienda de moda infantil que se encuentra en el valle. Foto: Paúl Rivas / CHIC!

Reece diseña para niños desde los 0 hasta los 10 años y su enfoque es la ropa para celebraciones como el bautizo, la primera comunión y otras. Además de estas prendas de corte clásico y atemporal, en La Casita de Rayas se puede encontrar productos de otros emprendedores locales, como calzado, joyas o camisetas.

En ese mismo sector están el Z Lifestyle Gallery, una galería multimarca, Valentina Goñi Swimwear y al menos otras tres firmas de moda femenina y también de calzado.

Los espacios comerciales más concurridos ya tienen también la oferta de diseño local. Mayta, que trabaja actualmente con 19 artistas ecuatorianos e internacionales para plasmar sus cuadros en prendas, tiene su local más grande y atractivo en el Scala, desde abril del 2016. Además, tiene espacios en la Plaza de las Américas, la Ronda y otros.

En La Floresta, por otro lado, hay un fenómeno creativo que se puede entender como la herencia cultural de un barrio que siempre fue casa de pintores, músicos y artistas en general. Esta es la opinión de Sebastián Aguirre, quien construyó su tienda de calzado en lo que fue el taller de su padre, el pintor Marcelo Aguirre.

En la Rafael León Larrea y Vizcaya una fachada -intervenida por el artista urbano Faibol- rodea la vitrina de Cardànas Shoes, la marca de Aguirre. En la boutique también se venden otras firmas.

Además de diseñar y administrar su emprendimiento, Aguirre es parte del colectivo La Floresta. Iniciativas alrededor del diseño, moda, arte, teatro, cine, música y gastronomía de este barrio están unidas para crear eventos que promuevan las marcas.

Para las pasarelas que se organizan en el barrio o fuera de él, las modelos visten ropa de Mané Silva o de Be:at by Mel y combinan con zapatos de Moshi Boots o Cardànas.

El colectivo del barrio agrupa comercios creativos y de moda. Be:at es uno de ellos. Foto: PAÚL RIVAS / chic!

El colectivo del barrio agrupa comercios creativos y de moda. Be:at es uno de ellos. Foto: PAÚL RIVAS / chic!

Hosh, de diseño ecofeminista, y La Libertina, una tienda multimarca (que vende productos de Mamu, Kuno Indumentaria y otras firmas), también están en este sector.

El centro de Quito se ha caracterizado por el estilo folclórico de las tiendas de diseño e indumentaria artesanal. Wava Community Market, que abrió a finales de agosto, es una propuesta fresca que presenta -dentro del concurrido Palacio Arzobispal- productos contemporáneos de diseñadores de moda o artesanos textiles.

En el resto de Quito, mientras tanto, los locales más comerciales y de productos importados dominan el panorama.

Sin embargo, iniciativas dispersas van apareciendo. Stephanie Rodas Design, de corte sastre femenino, abrió hace un par de meses en La Rumipamba. Jackie Carvajal, de moda femenina, y Juan Carlos Guamán, de indumentaria masculina, ya son conocidos en La Rumiñahui; y Alexander Román, de alta costura masculina, se abre paso en El Inca.

En los centros comerciales también hay firmas de diseño, como a de la joyera Andrea Tello, en el Quicentro Shopping.