Los niños lucen disfraces de la tienda Plenísimo. Foto: Julio Estrella / Chic!

Los niños lucen disfraces de la tienda Plenísimo. Foto: Julio Estrella / Chic!

El juego es una excusa para disfrazarse en halloween

Ana C. Alvarado. Redactora (I)

La gran popularidad de Halloween se debe a que es una fecha de juegos, en la que pueden disfrutar tanto niños como adultos. Disfrazarse permite por un día ponerse literalmente en los zapatos de un personaje favorito, jugar con la idea de asustar a otros o experimentar con accesorios, maquillaje y ropa cuyo uso no está aceptado el resto del año.

Para este público, tres marcas quiteñas ofrecen opciones para niños, adultos y mascotas: Tatas Shop, Plenísimo y Pumba Pet Fashion.

El disfraz de la Mujer Maravilla es uno de los más pedidos en Tatas Shop. Foto: Pavel Calahorrano / Chic!

El disfraz de la Mujer Maravilla es uno de los más pedidos en Tatas Shop. Foto: Pavel Calahorrano / Chic!

 
Tatas Shop
nació hace un año. La venezolana Deysi Parada es la creadora de esta firma. Cuando su hija Abril nació, cinco años atrás, empezó a hacerle ropa con motivos de princesas y personajes como Minie Mouse. Pronto, otras mamás le hicieron pedidos, así que se dedicó a la confección de ropa para niñas como un pasatiempo.

Hace un año y medio, Parada vino a Ecuador para trabajar como nutricionista en los campos petroleros. En su tiempo libre arrancó con la idea de elaborar mandiles con motivos de vestidos de los personajes favoritos de las niñas.

Personajes como Jack Sparrow o las princesas de Disney no pasan de moda. Foto: Julio Estrella / Chic!

Personajes como Jack Sparrow o las princesas de Disney no pasan de moda. Foto: Julio Estrella / Chic!


La idea fue muy aceptada, pues se trata de una prenda que se puede usar sobre cualquier ropa, es fácil de lavar y es económica. Este tipo de artículos son los más vendidos por Tatas Shop, pero Parada también hace vestidos a la medida, disfraces y ropa para ocasiones especiales.

Plenísimo, por otro lado, es una tienda de alquiler de disfraces que arrancó en el 2004, con una docena de modelos. Las hermanas Carmen Helena y Cristina Pérez son las fundadoras de este emprendimiento, que ahora cuenta con cientos de disfraces y con un eje de negocio que ofrece caracterización de sus diferentes productos.

La modelo viste un disfraz de Tatas Shop y su acompañante luce un traje de caballero de Pumba Pet Fashion. Foto: Pavel Calahorrano / Chic!

 
Esto implica que, además de las prendas, la tienda ofrezca pelucas, accesorios y maquillaje, para que los clientes puedan ser copias exactas del personaje al que están imitando. Hoy (21  de octubre), el 27, 28 y el 31  de este mes habrá estaciones de maquillaje de fantasía en Plenísimo, para que los clientes salgan listos hacia sus fiestas o concursos de disfraces.

Quienes gusten de disfrazar a sus perritos también tienen opciones. Pumba Pet Fa­shion es una marca de la diseñadora Melissa Santa María, que elabora ropa para perros pequeños y medianos. También hace ropa para perros grandes, pero solo bajo pedido.

Botón, disfrazado de astronauta con una camisa de Pumba Pet Fashion. Foto: Pavel Calahorrano / Chic!

La línea de Santamaría es juguetona con los animales. Cuenta con camisitas de caballero, lazos, sacos inspirados en la estética galáctica o de villanos. Si se busca un disfraz muy específico, se puede hacer el pedido.

Modelos: María Canela González-Quevedo y Cristian Albuja / Agencia DIS (Telf. 224 2425). Abril Araque y Botón.