Selena Gómez junto al director creativo de Louis Vuitton Nicolas Ghesquière. Foto. Captura de Instagram

Selena Gómez junto al director creativo de Louis Vuitton Nicolas Ghesquière. Foto. Captura de Instagram

La Internet dinamizó la industria de la moda

Ana C. Alvarado

La reina Letizia de España escogió de su armario un vestido de Zara para entregar los premios nacionales a la Moda 2016. El look fue fotografiado y, en menos de una hora, se convirtió en una prenda viral. Gente de todo el mundo googleó y quiso tener una réplica.

Este hecho, sucedido en julio, fue referencial para la industria de la moda. El 2016 vio nacer un nuevo modelo de consumo que llegó de la mano de la Internet. Así lo interpreta Estefanía Cardona, directora del blog ecuatoriano de estilo de vida Lifestyle Kiki.

La Internet ha tenido un impacto democratizador en la moda. Si bien con la apertura de gigantes como Forever 21 ya se hablaba de que hay más accesibilidad a prendas ‘aspiracionales’, ahora el acceso es inmediato y global.

Un claro ejemplo es la icónica revista Vogue, que no se distribuye en el Ecuador. Sin embargo, ahora se puede acceder a su exclusivo catálogo de contenidos gracias a su versión digital, la cual no solo cuenta con textos sino incorpora contenidos multimedia como GIF o videos explicativos.

Estefanía Cardona, directora del blog Lifestyle Kiki, habló sobre el impacto de la internet en la moda. Foto: Julio Estrella / Chic!

Estefanía Cardona, directora del blog Lifestyle Kiki, habló sobre el impacto de la internet en la moda. Foto: Julio Estrella / CHIC!

No se trata solo de acceso a medios tradicionales internacionales. Las redes sociales también imponen su agenda. A través de las cuentas de casas de lujo como Chanel se pueden conocer los últimos lanzamientos de los productos, las campañas comerciales, las alianzas y las imágenes ‘tras bastidores’.

Los diseñadores y otros actores de estas icónicas firmas también abren sus puertas a través de lo digital. Además, se puede ver en vivo los desfiles a los que antes sólo tenían acceso personas influyentes en la moda.

“Es un acceso casi ilimitado a consumir moda de lujo. Esto no necesariamente significa comprar”, explica Cardona. Eso sí, con esta democratización 2.0 de la moda y si se tiene la capacidad adquisitiva, se puede comprar ‘online’ un bolso Dior y recibirlo a domicilio.

La Internet también es el espacio de nuevos referentes. Si en los 90 reinaron las ‘supermodelos’ (Kate Moss, Naomi Campbell), ahora quien tiene más seguidores es un objetivo a fichar por las casas de moda.

La actriz Selena Gómez es la más seguida en Instagram, con más de 105 millones de ‘followers’. En junio fue anunciada como la imagen de Louis Vuitton y hace una semana lanzó una cartera con Coach.

Burberry es una de las marcas que se unió a la tendencia de 'Míralo ahora, cómpralo ahora'. Foto: Captura de pantalla.

Burberry es una de las marcas que se unió a la tendencia de 'Míralo ahora, cómpralo ahora'. Foto: Captura de pantalla.

Todo esto ha acelerado el consumo de moda, lo que motivó la creación del sistema ‘See Now, Buy Now’. Este modelo implica que si antes los desfiles de febrero presentaban la moda para el otoño-invierno siguientes, ahora marcas como Burberry han tomado la decisión de poner a la venta sus productos justo después de la pasarela.

Es una época de transición en la que casas como Saint Laurent o Hermés han preferido respetar los procesos de creación y producción del viejo sistema. Del otro lado, empresas como Tommy Hilfiger experimentaron un pico en ventas después del show de septiembre, al poner a la venta inmediatamente su colección.

“Se volvió un tema de estética, más que de identidad”, indica Cardona, quien además cree que la respuesta será un quiebre como el movimiento anti-fashion de los 80.