Foto: Instagram londonfashionweek

La Semana de la Moda masculina de Londres, que empieza este sábado. Foto: Instagram londonfashionweek

A falta de estrellas, la Semana de la Moda de Londres apuesta por los jóvenes

La Semana de la Moda masculina de Londres, que empieza este sábado, 6 de enero del 2017, hará de la necesidad virtud apostando por jóvenes diseñadores ante la falta de grandes nombres.

Hasta hace poco, la cita londinense de la moda masculina de enero era una oportunidad para dar carpetazo a la Navidad y descubrir novedades que incluían invariablemente a grandes marcas británicas como Burberry, Vivienne Westwood y Jonathan Anderson.

Pero eso se acabó. Burberry desertó de la cita de enero de 2017 y ahora presenta su colección masculina en la Semana de la Moda femenina de febrero, sumándose a la tendencia de relajar las fronteras entre sexos.

JW Anderson, la marca de Jonathan Anderson, que es el director artístico de la marca de lujo española Loewe, siguió los mismos pasos y ahora da dos desfiles por año en vez de cuatro.

Por su parte, la musa del “ punk ” Vivienne Westwood presentará su colección para el otoño-invierno 2018/19 no en un desfile, sino “en forma de película o imágenes”, según un comunicado de su empresa.

Los diseñadores se suman a esos cambios y los consumidores persiguen cada vez más el “descúbrelo ahora, cómpralo ahora”, en vez de tener que esperar al próximo otoño, una transformación posible gracias a Internet.

Las páginas web y las redes sociales han cambiado la manera en que la gente compra ropa, cuestionando la necesidad de las Semanas de la Moda.

“Los desfiles digitales y los que combinan moda masculina y femenina son más rentables, y además estas estrategias presentan a la marca de una manera más coherente, al tiempo que se alcanzan nuevas audiencias”, explicó a la AFP Samantha Dover, de la empresa de análisis de mercado Mintel.

Kristabel Plummer, editora del blog de moda “I Want You To Know”, dijo que los diseñadores son ahora mucho más prácticos en sus desfiles y consideró estos cambios como “decisiones empresariales sensatas”.

“No hay razón para hacer las cosas como siempre se han hecho si no le va bien a la marca”, añadió.

“Una mayor flexibilidad y la innovación sólo pueden ser positivas en este contexto difícil para el consumo”.

Pero todo ello lleva a preguntarse si la cita londinense puede acercarse siquiera a las grandes semanas de la moda de París, Milán y Nueva York.

Su organizador, el Consejo Británico de la Moda (British Fashion Council) tiene esperanzas de que pueda florecer respetando lo que la distinguió, que era una pasarela para diseñadores locales jóvenes.

Caroline Rush, la directora ejecutiva del British Fashion Council, explicó que la edición de 2018 será “una celebración de los descubrimientos y la diversidad creativa que ha hecho de Londres un centro internacional de la moda masculina”.

Entre los nombres emergentes que presentarán sus diseños está Edward Crutchley -una “estrella pujante”, según Vogue- y las prendas neo-punk y hip-hop de Liam Hodges.

También estarán el pionero de la moda “ética” y el reciclaje Christopher Raeburn, y Astrid Andersen, que diseña prendas deportivas.