Danny Arias congenió camisetas, ternos y chaquetas coloridas (amarillos, verdes, morados) con pantalones de cuero o bermudas. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Danny Arias congenió camisetas, ternos y chaquetas coloridas (amarillos, verdes, morados) con pantalones de cuero o bermudas. Foto: Mario Faustos / CHIC!

Designer book cumple 10 años de innovación

Alexander García

Los estampados, el contraste de colores vivos y un estilo de ecos aflamencados o gitanos se tomaron en buena medida la pasarela de la edición 18 del Designer Book. Esta plataforma de desarrollo local e internacional para la industria de la moda ecuatoriana celebró sus primeros 10 años la noche del jueves, con la innovación como tema central.

El evento presentó una docena de colecciones de diseñadores ecuatorianos en una pasarela en medio de la laguna artificial de Plaza Lagos, de la avenida Samborondón, en el Guayaquil metroprolitano. Fue una noche de moda entre altas palmeras y un faro testigo de los desfiles de la plazoleta al aire libre.

El beige y el rojo encendido, recargados de encaje y volantes, a menudo con cuellos y hombreras altas, marcaron la propuesta editorial de la diseñadora Lia Padilla, ganadora de la noche con el premio Cierto de la edición 18 del Designer Book.

Lía Padilla obtuvo el premio Cierto, con volantes y encajes, en rojos vivos y beige, y técnicas manuales. Foto: Mario Faustos / CHIC!

Lía Padilla obtuvo el premio Cierto, con volantes y encajes, en rojos vivos y beige, y técnicas manuales. Foto: Mario Faustos / CHIC!


El galardón de Jabonería Wilson le permitirá a la diseñadora representar al país en el Nueva York Fashion Week. “Estamos acostumbrados a pensar que la innovación tiene que ver con las nuevas tecnologías. Pienso por el contrario, que deberíamos retomar cosas del pasado. Lo que propuse fue utilizar técnicas manuales antiguas para proponer algo nuevo, desde un lugar distinto y retar al público a interpretar algo diferente”, indicó Padilla.

Entre las propuestas que más cambiaron los esquemas estuvo también la de ropa para hombre de Danny Arias, que congenió sacos a rayas verticales con bermudas del mismo estilo; camisas, chaquetas y corbatas fluorescentes; buzos de lana con pantalones o ternos verdes, amarillos o morados.

También destacó, pero por su sobriedad, la propuesta de Fadau. Esta casa apostó por los estampados de motivos geométricos y tonos más neutros- Además hubo monos y vestidos que revelaron algunas transparencias.

Teresa Valencia, quien cerró la noche, creó sus propias telas, con detalles de aves o flores blancas (y verde pastel) sobre fondo negro. “Son piezas clásicas, obras de arte atemporales, inspiradas en la felicidad de las mujeres que no necesitan gastar fortunas en un vestido para sentirse princesas”, indicó la diseñadora en le marco de una pasarela que busca posicionar la moda ecuatoriana tanto en el público local, así como en los grandes circuitos internacionales.