La presentación del taller de bordado se realizó el 11 de noviembre en el Museo del Traje de Madrid. Foto: Cortesía Llanogrande.info

La presentación del taller de bordado se realizó el 11 de noviembre en el Museo del Traje de Madrid. Foto: Cortesía Llanogrande.info

Bordados kitu kara se exponen en Madrid

Ana C. Alvarado Redactora (I)

Los bordados tradicionales del pueblo Kitu Kara se presentaron en el Museo del Traje de Madrid en noviembre. La muestra Camisa de Llano Grande - Proyección Estética es parte de una iniciativa de recuperación de la identidad, llevada a cabo en la capital española por parte de migrantes provenientes de las comunas ancestrales del norte de Quito.

La migración de kitu karas hacia España, a finales de la década de los 90, dividió a las familias. En Madrid, los migrantes empezaron a reunirse en los parques del Retiro o en el Carlos González Bueno. Este encuentro servía para entregar encomiendas por parte de quienes iban o venían de Ecuador y para jugar fútbol, un deporte muy arraigado en las familias de Llano Grande como se ve en el documental ‘Migra-fútbol’, realizado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Una artesana ecuatoriana comparte conocimientos en el encuentro de bordados de Llano Grande y Rumanía, realizado en el Museo del Traje. Foto: Cortesía Llanogrande.info

Una artesana ecuatoriana comparte conocimientos en el encuentro de bordados de Llano Grande y Rumanía, realizado en el Museo del Traje. Foto: Cortesía Llanogrande.info


En el 97 se conformó la primera Liga de Llano Grande en Madrid y, desde ese año, el fútbol se convirtió en el lazo de los migrantes provenientes de esa comuna y de las localidades vecinas (San Miguel, Capilla, Landázuri, entre otras).

Fue a este espacio al que Daniel Simbaña y Adriana Simbaña acudieron para convocar al primer taller de bordado de la camisa de Llano Grande en Madrid. 60 mujeres se inscribieron para aprender las puntadas básicas.

Esta iniciativa arrancó hace un año y dos meses, tras un viaje que la pareja hizo a Ecuador. Daniel, quien se reunió con sus padres en España cuando él tenía 16 años (ahora tiene 33), se unió a un proyecto en línea para conectar a las familias en ambos países. En la web Llanogrande.info se publica información de lo que se realiza en Ecuador y en España.

Adriana Simbaña (izquierda), durante la presentación del taller en el Museo. Foto: Cortesía Llanogrande.info

Adriana Simbaña (izquierda), durante la presentación del taller en el Museo. Foto: Cortesía Llanogrande.info


Bajo este gran proyecto se creó el taller, ya que Daniel y Adriana notaron que la vestimenta tradicional no solo se había perdido entre los migrantes, sino también entre las nuevas generaciones que viven en Llano Grande.

Adriana,
quien viajó a España a los 26 años (ahora tiene 37) para reencontrarse con Daniel, su novio de la adolescencia, propone desde Madrid los dibujos inspirados en la flora y fauna del Valle de Tinallo, Llano Grande, y los comparte con el taller de bordado que se realiza de forma paralela en Quito. El grupo de Ecuador es dirigido por su hermana, Mónica Simbaña, y no solo cuenta con señoras, pues varios menores de edad se inscribieron.

Desde abril del 2017, el taller de España se realiza con el apoyo del Museo del Traje de Madrid. El 11 de noviembre se hizo la presentación de las primeras prendas que diseñaron.

La camisa de Llano Grande se distingue por estar formada por ocho piezas que antes de coserlas forman una cruz andina. Las puntadas también tienen distintivos. Foto: Cortesía Llanogrande.info

La camisa de Llano Grande se distingue por estar formada por ocho piezas que antes de coserlas forman una cruz andina. Las puntadas también tienen distintivos. Foto: Cortesía Llanogrande.info


La colaboración del Museo continuará de forma indefinida. Por ahora, esta institución le da un espacio al grupo de artesanas ecuatorianas todos los sábados, en el Club Museo a Mano. Unas 20 mujeres se reúnen, de 16:00 a 18:30, para continuar con el aprendizaje y con el diseño de los bordados.

Este espacio es abierto al público y quienes lo visiten podrán conocer el trabajo que están realizando las artesanas. Adriana cuenta, vía telefónica desde Madrid, que el taller ha trascendido el tema de recuperación de identidad, ya que también se ha convertido en una terapia.