La manzanilla, caléndula y geranio son los ingredientes de este aceite. Foto: Julio Estrella / Chic!

La manzanilla, caléndula y geranio son los ingredientes de este aceite. Foto: Julio Estrella / Chic!

Aprende a hacer un aceite para la piel sensible

Ana C. Alvarado. Redactora (I)

La piel sensible se identifica de forma fácil pues tiende a tener rojeces y a rechazar ciertos productos.  Este tipo de piel requiere de mucho cuidado y de tratamientos que no la lastimen, que la nutran y la protejan de factores externos como el calor o el frío extremo, la contaminación, entre otros elementos.

En casa se puede preparar un aceite que ayudará a aliviar las molestias de la piel sensible. Elizabeth Weisson, dueña de la marca artesanal de productos para el rostro Lizzy Look, compartió su receta con Últimas Noticias.

Primero hay que preparar oleatos de dos plantas: manzanilla y caléndula. El oleato es una preparación en la que se extrae la esencia a través del calor.

En una olla a baño María, colocar 5 gramos de flores de manzanilla y 100 gramos de aceite de girasol. Dejar durante media hora en la hornilla. La preparación no debe superar los 50 grados para evitar que se queme.

Se recomienda guardar el aceite en un envase de vidrio. Foto: Julio Estrella / Chic!

Se recomienda guardar el aceite en un envase de vidrio. Foto: Julio Estrella / Chic!

Una vez finalizada la preparación del oleato, dejar enfriar y cernir con la ayuda de un liencillo. Estrujar la planta para extraer los principios activos.

Repetir este proceso con la caléndula. Una vez listos los dos oleatos, se puede preparar el aceite para piel sensible.

En un frasco de vidrio colocar 10 cc de oleato de manzanilla y 10 cc de oleato de caléndula. Agregar 5 gotas de aceite esencial de geranio y media ampolla de vitamina E. Batir y dejar 24 horas en la refri para que se asiente. Aplicar en el rostro después de la ducha.

La manzanilla ayuda a desinflamar y es indicada para la piel sensible y para el acné. La caléndula también tiene propiedades desinflamantes y, además, ayuda a desinfectar y a cicatrizar. El geranio, por su lado, ayuda a tener una piel bella pues promueve la renovación de las células.