The Barber Club abrió un local en Quito hace cerca de un año. Foto: Patricio Terán / Chic!

The Barber Club abrió un local en Quito hace cerca de un año. Foto: Patricio Terán / CHIC!

La barba elegante tiene algunos trucos

Ana C. Alvarado 

Los ‘hipsters’ ya pasaron de moda, pero la barba se quedó. Este estilo representa la masculinidad más rústica e incluso hace referencia al estereotipo del leñador: un hombre fuerte, de campo, que aparentemente no se preocupa por su imagen.

La realidad es totalmente opuesta. La rutina de cuidado de la barba a diario se puede extender hasta por una hora.

Así lo da a conocer Alberto Palacios, médico pediatra, que mantiene su barba desde hace 25 años. Palacios creó la marca Sin Barba No Hay Paraíso como una respuesta a su necesidad.

“Al no haber productos en nuestro medio que se encuentren fácilmente, nació la idea de crear productos para el uso personal. Después nació la idea de ir mejorando las fórmulas para lanzar el emprendimiento”, dice.

Sin Barba No Hay Paraíso vende ceras y aceites, jabones, espumas, etc., en Razors Edge Barbería y a través del website de la marca. Foto: Patricio Terán / Chic!

Sin Barba No Hay Paraíso vende ceras y aceites, jabones, espumas, etc., en Razors Edge Barbería y a través del website de la marca. Foto: Patricio Terán / CHIC!

Primero ideó un aceite y una cera para estilizar la barba y el bigote. Después creó el jabón especial para cuidar la piel bajo la barba y estimular el crecimiento de una barba abundante y saludable.

La base de los productos son los aceites esenciales, que dan aroma y cumplen con funciones específicas. El de romero, por ejemplo, estimula la circulación y por lo tanto el crecimiento.

Palacios elabora sus fórmulas libres de ingredientes sintéticos. Es así que incluso para preservar recurre a la naturaleza. Utiliza vitamina E, un antioxidante que alarga la vida de los productos de Sin Barba No Hay Paraíso.

Pero mantener este estilo no se queda solo en casa. Acudir a la barbería para un perfilado mensual, para asesoría y para de paso cortarse el cabello es una rutina que se está retomando.

El rasurado árabe es uno de los servicios de The Barber Club. Inicia con la aplicación de una toalla caliente para abrir los poros. Foto: Patricio Terán / Chic!

El rasurado árabe es uno de los servicios de The Barber Club. Inicia con la aplicación de una toalla caliente para abrir los poros. Foto: Patricio Terán / CHIC!

Jaime Cevallos abrió The Barber Club Quito hace cerca de un año, con el fin de crear un espacio exclusivo para las necesidades de los hombres.

Trabaja con un equipo especializado en barbería, busca brindar más que un servicio, una experiencia y complementa con la venta de productos de cuidado personal para hombres.

Al cliente que llega a The Barber Club Quito, ubicado en la Gaspar de Villarroel y Eloy Alfaro, primero se le ofrece una bebida. Entre los principales servicios están el corte y el afeitado y el arreglo de las uñas de las manos y de los pies.

Este negocio también lanzó tarjetas de membresías y tarjetas de regalos. Todo por una barba.