15 de junio de 2015 12:22

El último fin de la vida no es precisamente el Estado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Diego Maldonado

La vinculación laboral y productiva que tenga una persona luego de su educación formal es una de las incógnitas más grandes del ser humano, por muchas razones, quizás las habilidades que tenga para él, los contactos, las oportunidades, y demás circunstancias. El pago a esto es en dinero, buen o mal invento no lo se, y muy probablemente incomprensible su poder compensatorio para el esfuerzo humano que implica relacionar muchas áreas de la vida, como el mantenimiento del hogar, hijos, estudios, diversión, y un buen porcentaje lleva una carga tributaria en la vida laboral. La jubilación tiene su razón de ser, porque las oportunidades bajan, el rendimiento y la edad no pasan en vano. Lo que haya logrado hacer en vida una persona es netamente comprensible que es para dajar un legado a sus hijos, la razón natural lo dice, por cualquier circunstancia que suceda, las cosas cambian muy rápido en la vida, una enfermedad, gastos urgentes, mayor costo de la vida, etc. La situación socio económica es más compleja cada vez en el mundo. Ningún padre quisiera que sus hijos pasen necesidades. Si empleáramos un termino financiero es justamente el patrimonio, y los que tienen el don de multiplicarlo y dar trabajo son las almas que dan trabajo, y si a alguien le convence la idea invierte en países distintos al lugar de origen, y eso es lo precisamente necesita el Ecuador, fuerza laboral, y capital extranjero. Pero no creo que los padres destinen su esfuerzo y trabajo acumulados medidos en dinero para que termine en el Estado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)