24 de December de 2011 00:03

Vida en el paraíso

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un amigo pelucón relata lo que es su vida en el idílico valle de Tumbaco,  adonde se mudó para vivir en paz y tranquilidad, lejos del humo y las tensiones de Quito, cerca de madre natura.

Mis hijos, decía, se levantan  a las cinco y media para tomar el bus que en hora y media  los lleva al colegio, van cuasi dormidos y en ocasiones los pequeños vomitan por el trajín, amén de la ingesta de esmog.  La mamá les lleva luego a las extracurriculares y deberes de grupo en Quito, hace de chofer y debe sortear el intenso tráfico del valle, de la carretera y  ciudad. Yo, igual  demoro por lo menos hora y media en ir y venir del trabajo.

Las colas del túnel, del Machángara, del redondel de Cumbayá, la tensión es enorme y la frustración inmensa. Total, decía el vecino del hermoso valle, los guaguas pasan en los buses o autos entre tres y cuatro horas al día, mi cara mitad otro tanto y yo igual,  es decir, vivir en el valle representa que debemos pasar más o menos 20 horas a la semana en los autos o buses.

Tiempo para las plantas, los árboles y demás bellezas naturales no tenemos, las vías malas, las demoras y tensiones nos consumen, eso sí, dormimos bien en el valle,  es un buen sitio dormitorio.  Llegan los fines de semana  y no es raro que los hijos, sobre todo adolecentes, salgan de fiesta a Quito pues sus amigos son de por allá. 

Añadía el buen hombre, es chévere vivir en el valle, nos pasamos en las vías disfrutando del tráfico y de los trancones, vivimos bien en el valle,  el tráfico es peor que en La Mariscal, comprar el “diario” representa moverse en auto y nuevamente sortear los trancones de Cumbayá,  esto se “aliviará” con más centros comerciales y ‘malls’  ahora en construcción. Pero es bonito vivir en el valle.  Pobre mi amigo, se le ve cansado y frustrado. Y a todo esto, el munícipe y sus concejales y concejalas parecen haber tomado bótox cerebral pues están paralizados en soluciones para aliviar el drama vehicular.   ¡Aceras y bordillos se construyen de manera acelerada!


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)