19 de June de 2015 20:21

Un consejo para el presidente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 212
María Soledad Jarrín Páez

Sr. Presidente, Ud. nunca fue de mi agrado. Pero eso no hace que yo sea conspiradora ni nada por el estilo. De hecho, no quiero que se vaya sino que termine su mandato con liderazgo, humildad y con sentido común. A veces los seres humanos nos dejamos llevar por presiones y malos consejeros, por preocupaciones, por el cansancio, por el fastidio y empezamos a perder el rumbo. Es lo que creo que le pasa a Ud. Imagino el cansancio que tendrá a estas alturas y en su afán de seguir conduciendo este país y de tratar de salir medio bien parado de la crisis económica, equivocadamente recurre a buscar auxilio en bibliografía equivocada leyendo libros como ‘El capitalismo del siglo XXI’, del economista francés Thomas Piketty. Imagino las horas que gastará estudiando y tratando de interpretar manuales sobre cómo conducir un país, cómo plantar revoluciones que embriaguen el cerebro humano y cómo gritar más fuerte. Pierde su tiempo. Lo que necesita leer es un único y maravilloso libro. En él se describe claramente, en varios capítulos, la importancia de la humildad y además enseña cómo mantenerla. Se indica por qué hay que ser tolerante y por qué debemos controlar nuestro temperamento, aunque el precio del petróleo baje, y cuidar todo lo que sale de nuestra boca. Se describen con detalles en varios capítulos las cualidades de un buen líder y cómo deben ser las personas que lo acompañen para realizar su trabajo, aclarando que los sumisos no sirven para nadie ni nada. Y ni hablar de la importancia que tiene la familia (que se supone es la base de toda sociedad) y por qué esta debe prosperar como grupo social aunque haya herencias de por medio. Si cree que tiene enemigos que le acechan, en este libro que le recomiendo, hallará cómo actuar frente a ellos; situación que de paso le digo maneja muy mal porque ya habrá escuchado eso de que hay que ser pronto para oír, tardo para hablar y para airarse y Ud. hace justo todo lo contrario. También encontrará normas sabias de cómo manejar las finanzas de un hogar o de un Estado. Hágase un favor: mejor estudie la Biblia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (70)
No (8)