3 de enero de 2017 00:00

Un caso para meditar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 65
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Víctor Hugo Aráuz González

El 31 de diciembre del 2015, mi sobrina Carla Michelle Aráuz, estudiante universitaria de 19 años fue brutalmente atropellada y muerta casi al instante por un conductor completamente ebrio, que conducía su vehículo en la zona del valle de Los Chillos, (3,3 grados de alcohol en su sangre) a las 4 de la tarde se fue contra un grupo de jóvenes que disfrutaban de los años viejos en una avenida de dicha zona, llevando la peor parte mi sobrina, truncando así todos sus sueños y proyectos.

Desde ese día empieza el calvario para toda la familia, después de varios meses de trámites y de espera se dicta una sentencia de 40 meses para el causante de esta tragedia, la misma que no aceptamos como familiares de la víctima, vino la apelación de nuestra parte a la Corte Provincial, ratificándole curiosamente dicha sentencia para el acusado.

Nuestra pregunta es… ¿Por qué esa sentencia para alguien que mata y destroza toda una familia?

Días atrás sentenciaron a alguien por acoso sexual en un bus a cinco años de prisión, ¿Porqué ese desequilibrio en las leyes? ¿El acoso sexual es más grave o peor que la muerte de una persona?
Cubrir con los gastos del funeral le libera al “señor ebrio” de cumplir con al menos una pena mínima de cárcel, que en estos casos, va de 8 a 10 años, entonces ¿Por qué no se aplicó? ¿Quien nos puede explicar?, ¿A dónde acudimos? , por favor que alguien nos diga qué hacer, ¿A quién le importa?  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (1)