24 de June de 2012 00:01

Réquiem para unos árboles

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Todos ansiamos   el invierno  porque   trae consigo verdor;  es inaudito que quienes tuvieron el acierto de sembrar árboles y plantas ornamentales en la autopista a la Costa, una vez terminada esta estación talen indiscriminadamente  los mismos. Me refiero a los árboles de nim (Azadirachta indica), que cada vez que su follaje coge altura y los laureles florecen (Nerium oleander L.), viene una cuadrilla contratada por la actual administradora de la vía y los cercenan criminalmente.

Considero que fueron sembrados para mejorar el ornato y para evitar ser encandilados por las luces de los vehículos   que vienen  en la vía contraria. Estos árboles originarios de la India  son repelentes de insectos, en Costa Rica sus frutos son utilizados para hacer un concentrado de pesticida ecológico que se exporta a la Comunidad Europea, donde los insecticidas están prohibidos, siendo un rubro importante de ingreso para dicho país.

En Ecuador esta especie (nim) ingresó  hace aproximadamente unos 20 años, siendo muy común verlos en jardines y parques. El laurel rosado, especialmente el relleno, tiene un aroma y una  belleza única; no es justo que una cuadrilla de jornaleros vestidos de verde limón, recibiendo órdenes y cobijados por un contrato, nos impidan gozar de este bello paisajismo, algo que en las avenidas de las metrópolis más importantes del mundo es común.

Hago un llamado a la prensa y a la comunidad toda, para que sean testigos de esta tala indiscriminada,  que ya se inició  a la altura del Club La Costa,  y aunando esfuerzos podamos detenerla para que no siga avanzando con los árboles sembrados hasta la altura de la parroquia  Progreso.  “Si Dios creó la naturaleza,  es obligación del hombre conservarla”.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)