24 de septiembre de 2016 00:00

Réplica a columna de opinión

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 122
Triste 1
Indiferente 8
Sorprendido 2
Contento 12
Martha Elena Roldán Pérez, Directora de Comunicación Social

En referencia a la columna de opinión publicada por Diario El Comercio el pasado 14 de septiembre, titulada “Rafael Correa y las FF.AA.”, donde su redactor Sebastián Mantilla, mediante un impreciso análisis pretende opacar y tergiversar la relación entre el Jefe de Estado y las Fuerzas Armadas, se aclara:

Señalar que el Presidente ha promovido una “disputa” con el estamento militar es una aseveración que goza de una ligereza increíble. Concluir que el Jefe de Estado insta al enfrentamiento dentro de las Fuerzas Armadas, por preocuparse –y tomar postura- ante la inequidad existente dentro de las Fuerzas; ante el desconocimiento de los mandatos constitucionales por parte de ciertos militares activos; y ante una evidente insostenibilidad del sistema de seguridad social de las Fuerzas Armadas que no solo está colapsando en el tiempo, sino que también ha perdido su característica de solidario, es un atentado a la verdad, es un acto de tergiversación de la realidad.

Para el señor Mantilla, que las Fuerzas Armadas funcionen como un Estado dentro de un Estado es normal, que algunos militares activos no reconozcan al poder civil como autoridad es corriente, que una cúpula militar en servicio activo se exprese políticamente es algo común que sucede en todas la democracias y que en realidad, lo que es inadmisible e intolerable es que un ministro de Defensa –civil- ponga en cuestionamiento las inequidades existentes dentro del esquema militar, que un Jefe de Estado se comunique directamente con los soldados, que se exija la devolución de un dinero cobrado en exceso. Es decir, su visión y comprensión se quedaron estancadas en los fatídicos años de las dictaduras militares que sufrió América Latina.

Hay que evidenciar que este tipo de pensamientos retrógrados, son los mismos que han sido reproducidos por ciertos militares en servicio pasivo, formados en la Escuela de las Américas –valga la puntualización-, quienes en su afán de no perder sus privilegios han montado toda una campaña en contra de las propuestas del Ejecutivo para asegurar la sostenibilidad del Issfa y eliminar las desigualdades dentro de la estructura militar.

Detrás de las columnas de opinión, como la redactada por el señor Mantilla, se esconden intereses individuales que niegan el bien común e intentan deslegitimar las acciones del Presidente de la República. 
 
Nota:La libertad de expresión está consagrada en la Constitución.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (23)