23 de septiembre de 2016 00:00

Reflexiones

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 138
Francisco Rosales Ramos

Tres publicaciones de El Comercio de los últimos días deberían ser objeto de profunda reflexión por parte de los dirigentes políticos y de la ciudadanía en general.

La del domingo 18, en la que el expresidente Rodrigo Borja analiza el fenómeno Trump y las características y consecuencias del populismo. Si se cambia el título del artículo y se suprime la frase final, se aplica por completo al personaje local.

El comentario del expresidente Oscar Arias del martes 20, “Nadie es indispensable en una democracia” que se refiere al pedido de amplios sectores de su país para que aspire a un nuevo período presidencial, y que termina con estas frases irrebatibles: “Sólo los tiranos se aferran al poder. Los demócratas, y yo soy uno de ellos, entienden la importancia de hacerse a un lado”.

Y la columna de Walter Spurrier, también del martes 20, sobre quien nadie puede dudar de su capacidad profesional y de su independencia política. Con el título de “Ajuste 2017”, destaca que el gobierno de la RC no realizará los ajustes que requiere la gravísima situación de la economía, sino que dejará que ese muerto lo cargue el sucesor. Señala que este año ha contraído deudas por 11.500 millones de dólares (incluido lo que ha tomado de la reserva monetaria), para dar la sensación de que la economía sigue operando, pero que el próximo gobierno, cualquiera que éste sea, “no podrá seguir posponiendo una solución”. Y que no existe ajuste heterodoxo del siglo XXI. “No hay tal, Cristina entregó Argentina en soletas. En Venezuela hay hambre a pesar de las mayores reservas petroleras del mundo”. Luego apunta las 5 acciones que serán necesarias para superar la crisis: Disminuir el gasto público, reducir el costo de producción de las empresas, prioridad a las exportaciones, mejor clima de negocios para alentar la inversión privada local y extranjera, y robustecer a la banca dando confianza para su capitalización. Conceptos sensatos y realistas que los hago míos.

De manera que la herencia que deja la RC – más allá de los epítetos del señor Zambrano Zúñiga en carta del 13 de septiembre - es de horror, y catastrófica para la ciudadanía, especialmente para los sectores de ingresos medios y bajos. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (3)