27 de diciembre de 2015 00:00

‘El pueblo no come cuentos’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 128
Romel Merchán Herrera

Diciembre, mes caracterizado por gastos no muy usuales, pues se trata de la temporada navideña, en la cual se acostumbra dar un presente a los seres más queridos y también a los otros, por compromiso. En estas circunstancias es necesario dinero, de donde obtenemos de un sobresueldo, llamado decimotercer sueldo, justamente creado para cubrir estos menesteres.

El Presidente, con gran pasta, como es su característica, ha pedido paciencia; para una persona común y corriente, no genio, es fácil deducir que no existen los recursos para financiar estos gastos. Quienes dicen pertenecer a la revolución ciudadana quizás tengan la vara mágica, para hacer aparecer los recursos. Lo que pasa es que se festinaron.

En una contabilidad elemental, se reserva este tipo de egresos. Por demás absurdo resulta decir que no existen recursos. Una situación semejante sucede en la empresa privada. Decir que no existen recursos, dada la situación económica del país, es ilógico porque son gastos ya programados desde inicio del período fiscal o financiero. Se reservan estos gastos, tomando de los ingresos que se obtienen. Son recursos que no pueden desviarse para otros conceptos, el pueblo ya “no come cuentos”.

Los gastos, posiblemente, son en publicidad (la revolución ciudadana financia esta obra…), seguridad, viajes y otros lujos. Felizmente, el pueblo se ha dado cuenta que tenemos como Presidente a un señor que de economía sabe muy poco. Es fácil gobernar con unos ingresos sumamente altos, y cuando los ingresos disminuyen surgen problemas de financiamiento. Es fácil: hay que optimizar gastos, priorizando, eliminando aquellos innecesarios, que son muchos.

Con seguridad, al Presidente y sus colaboradores no les afecta, dado sus altos ingresos. Preguntemos: ¿qué gasto tiene el Presidente? Ninguno, pues hasta peluquero tiene gratis; en cambio, al hombre del pueblo le cuesta hasta el respirar. Presidente, solucione este grave problema, en caso contrario, tenga por seguro, que el pueblo se le vendrá encima.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (5)