12 de septiembre de 2017 00:00

La prudencia 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 16
Rodrigo Contero Peñafiel

Es la virtud de todo ser humano el poder actuar de forma justa, correcta, sin apasionamientos, es la capacidad de comunicarse a través del lenguaje con todas las personas de forma clara, precisa y adecuada, respetando su forma de vida y sus libertades, en ocasiones es preciso actuar con precaución para no dañar ni herir susceptibilidades.

El valor de ser prudente no se forja a través de la apariencia, es la manera de cómo nos comportamos, es reflexionar y conservar la calma, la mayoría de nuestros desaciertos se producen cuando no sabemos tomar las decisiones adecuadas.  Saber tratar a las personas es la clave del éxito, si actuamos de forma precipitada, o tenemos una percepción equivocada de la gente y de la realidad seguro vamos a cometer errores. Pensar antes de actuar, tener un razonamiento lógico de lo que vamos a hacer o decir permite tomar decisiones correctas, así como planificar y ejecutar lo que nos proponemos en beneficio de las mayorías. ¿Será tan difícil actuar con prudencia cuando se trata de la vida de un país? Cuando en política se acepta representar a un segmento de la población es responsabilidad del futuro dirigente medir sus capacidades de para lo que es bueno, en qué puede ser útil, qué proyectos es capaz de ejecutar en función del país antes de aceptar el reto, no se trata de buscar el acomodo personal o en que puede sacar tajada, hay que recoger las experiencias del pasado para no cometer los mismos errores, pero tampoco se puede persistir en los mismos desaciertos y con la misma gente, donde autoritarismo, la venganza y las bajas pasiones eran la obsesión del gobernante y sus acólitos. Si las cosas no funcionan, si la corrupción ha tocado fondo, si los argumentos ya no sirven y la prudencia se pierde, la solución no es quedarse quieto, no hacer nada o proteger al más astuto, lo mejor es enfrentar el problema con gente capaz, con ética, moral y decencia para tomar la posta, lo contrario es desperdiciar la capacidad de razonamiento que tiene el ser humano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)