25 de agosto de 2016 17:55

Producción, menos incentivos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Julio César Palacio B.

Al transitar por las principales ciudades del país, se observa a simple vista, la cantidad de locales cerrados donde antes había algún tipo de negocio, hoy los locales están vacíos o están con rótulos de arriendo, igualmente al mirar hacia las ventanas, los letreros de renta en departamentos se confunden con los pocos visillos de los que todavía siguen ocupados. La conclusión es que negocios están cerrando por falta de ventas y departamentos que antes rentaban con cierta facilidad, hoy difícilmente se encuentra arrendatarios, esto demuestra la crisis que existe en la comunidad ecuatoriana. Las causas, entre otras, son los impuestos subidos últimamente especialmente el del IVA que diariamente golpea el escuálido bolsillo de todos y unido al de las importaciones que sumadas a las salvaguardas disminuyen la capacidad de compra del pueblo, postergando necesidades que terminan en las disminuciones de compras o de empleo, perjudicando especialmente a obreros y artesanos. El encarecimiento de los productos que quedan en el mercado, tampoco son una buena alternativa, masivamente el pueblo, debido a sus pocos ingresos va hacia las fronteras para conseguir útiles y ropa para sus hijos.

Para salir de este atolladero, al gobierno le toca hacer una evaluación profunda del personal estrictamente necesario para controlar el país, con el fin de disminuir la carga tributaria que hoy no deja fondos disponibles para el crecimiento o apertura de negocios, empresas y servicios. Una buena estructura fiscal debe estar proporcionalmente adecuada al crecimiento del desarrollo de negocios y empresas en el país, caso contrario, el dinero que puede ser el desarrollo de una comunidad, se desperdicia en una gigante burocracia, donde las excesivas funciones se cruzan sin lograr óptimos resultados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)