7 de April de 2013 00:01

Las plagas de la ciudad grande

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Con aburrimiento escucho reiterativamente la publicidad sobre el nuevo aeropuerto, en la que se envía el mensaje de que las dificultades de traslado de los viajeros a la terminal aérea de Tababela es el costo de que Quito se ha convertido en "ciudad grande". Seguramente con esa misma lógica, nada se hace respecto a una serie de problemas urbanos, que denomino plagas, porque se han extendido a vista y paciencia de la ciudadanía y sus autoridades. Los grafiteros que ensucian las paredes de Quito, sin que la Alcaldía haya encontrado otra solución que multar a la víctima y crear espacios para estos artistas; la suciedad de los espacios públicos por los desechos de las mascotas que elegantemente los dueños hacen pasear todos los días, sin que nadie haga cumplir las ordenanzas al respecto; el ejército de municipales que virtualmente persiguen a los automovilistas para multarles sea por el pico y placa como por la zona azul, en operativos dignos de mejor causa; los agresivos limpiaparabrisas y saltimbanquis que prácticamente agreden a sus potenciales clientes, en cada esquina; el desperdicio infame de cuatro y cinco horas productivas, para la revisión vehicular; la falta de agilidad en la atención de los trámites públicos y privados, que no logran aún enfocarse en el cliente, sino exclusivamente en el beneficio económico de quienes prestan el servicio o venden el producto. La lista podría continuar y seguramente la respuesta será que este es el costo de que Quito se haya convertido en ciudad grande, más bien parece que a algunitos, el puesto es el que les quedó grande.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)