20 de enero de 2016 00:00

Las pensiones alimenticias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 77
Fabián Guarderas Jijón

Atiendo en mi consulta un promedio diario de dos y más trastornos de pareja, que han derivado en los llamados juicios de alimentos.

Es triste ver como el amor se convierte en disputas económicas. Los hijos no tienen precio y su valor es infinito; no nos pidieron que los traigamos a sufrir.

Lamentablemente, el ser humano confunde sus sentimientos y pasiones y para eso estamos quienes podemos ayudar.
Recién ahora el Presidente habla de las pensiones alimenticias y de una reforma a las mismas; son necesarias hasta que tomemos conciencia de nuestra actitud humana de responsabilidad a nuestros hijos.

Existen cifras económicas que se esconden para no aportar el o la demandado/a la cantidad que el juez ordena, pues solo se basa en la declaración al IESS y conocemos que hay en muchos casos con mayores ingresos camuflados de distintas formas. También se manipula a los hijos sin permitir que vean a uno de sus progenitores, se descarga los sentimientos en contra de su excónyuge en los hijos, etc. Por lo que los vástagos son los más afectados en un divorcio y más aún si existen juicios de por medio.

Este juicio de alimentos debería también exigir una evaluación periódica obligatoria de salud mental a los hijos y a sus padres, no solamente que se entregue una cantidad “engañosa” de dinero. Es más importante (y lo digo porque trabajo profesionalmente como psiquiatra) la salud mental de las partes involucradas directa o indirectamente. Hago esta sugerencia a presidente Correa y aspiro que sea atendida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (38)
No (2)