8 de julio de 2017 00:00

Pedido de réplica

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 3

Mediante la presente, los abajo firmantes, verdaderos residentes, posesionarios y propietarios en el Recinto Tongorachí, ubicado en el Cantón Muisne Parroquia San Francisco de la Provincia de Esmeraldas, pedimos se investigue, se sustente y contraste la información sobre los hechos acaecidos en una de las últimas partes del bosque Choco junto al mar en el Ecuador.

En el Recinto Tongorachí y el sector de la Playa se han producido actos que violentan la normativa jurídica constitucional, agraria y ambiental del país, que van desde la invasión, tala y quema de bosques, hasta la constitución de una comuna ficticia (COMUNA ANCESTRAL TONGORACHI, compuesta por personas que en su mayoría no son de Tongorachí) con la finalidad de invadir la zona, bajo el patrocinio del entonces Director del MAGAP de Esmeraldas, Carlos Zambrano Hidalgo e Inés García Cotera, ex concejal del Cantón Muisne del ex Alcalde Paul Vélez, sentenciado por la Justicia por el delito de asesinato.

Creemos que existe una total carencia de investigación de los verdaderos hechos, por parte del autor del artículo del Comercio de 6 de julio del 2017, Marcel Bonilla, Periodista de El Comercio en Esmeraldas. A continuación, ponemos en su consideración ciertos hechos que la opinión pública debe conocer.

1. La Comuna creada por Inés García, con el apoyo de Carlos Zambrano Hidalgo, director del MAGAP Esmeraldas en el 2012 está integrada mayoritariamente por personas que no residen en el sitio del que dicen son comuna, Tongorachí: son procedentes del Cabo San Francisco, Muisne, Esmeraldas, San Lorenzo, Quinindé e inclusive de Ambato. Conforme el Censo Realizado por la Subsecretaría de Tierras y Reforma Agraria del MAGAP del año 2013, la COMUNA ANCESTRAL TONGORACHI, incumplió para su constitución la Ley de Organización y Régimen de las Comunas, justamente porque no eran del sector.

2. La señora García regresó a la Parroquia Cabo San Francisco procedente de Santo Domingo, en el año 2008 cuando comienza los problemas legales, invasión, y destrucción del bosque. Según la tardía constitución de esta Comuna, los invasores forjaron sobre las 46 hectáreas una ancestralidad de 300 años (sin estudio de referencia). Al mismo tiempo cometieron el delito de uso de documentos falsos, al certificar que no existían propiedades legalmente inscritas ante el Registro de la Propiedad del Cantón Muisne, cuando sí existían.

3. Los actuales propietarios, de acuerdo a las escrituras, compraron legalmente las propiedades en el 2001, sin reclamo alguno. 11 años después se crea la comuna que los invasores dicen era la verdadera propietaria; es decir, se quiere hacer creer al lector la incoherencia de que entre el 2001 y el 2012 la

propiedad era de una Comuna que no existía y no se había expresado entre 2001 y 2008.

4. Conocemos que el señor Periodista visitó el recinto y el sector de la Playa en compañía de la Sra. García, escuchando únicamente su versión, sin considerar los hechos y contrastarlos con la realidad, desconociendo los antecedentes de los legítimos propietarios y dejándose engañar por la señora García quien porta una resolución del MAGAP, sin notar que no le otorga ningún derecho a su COMUNA TONGORACHI. ¿Por qué el periodista no indagó con las familias residentes de la zona sobre lo que sucede en vez que solo escuchar una sola voz en conflicto de interés?

5. El artículo no investiga la procedencia de los supuestos comuneros ni cómo se financian, la quema de inmuebles, destrucción del sistema de letrinas y agua de los legítimos propietarios del sector playa, la tala, quema de bosque y las amenazas a los pobladores del Recinto Tongorachí. Es hora de que las autoridades pertinentes investiguen este procedimiento tan asiduo en la Provincia de Esmeraldas para frenar el amedrentamiento y proveer la seguridad necesaria a las familias locales que buscan generar proyectos de vida legítimos.

6. No investiga ni menciona, que ya en el año 2010 García y su gente invadió, destruyó el bosque, palmar e infraestructura; y que el Municipio de Muisne fue sancionado por daño ambiental por el Ministerio del Ambiente con una multa de US$ 48.000,00, pues con maquinaria municipal García apertura una carretera y destruyó la biodiversidad, amenazó y asoló al pueblo, con robos y amenazas en contra de la seguridad de los pobladores del Recinto Tongorachí.

Hábilmente Inés García finge de humilde pescadora y sus seguidores han manipulado a la opinión pública, presentándose como víctimas y no victimarios. Solo pedimos justicia, se investigue y constate los hechos. Esmeraldas lleva muchos años sin poderse desarrollar por la violencia e ilegalidad. Es hora de saldar esta deuda social con la provincia y esto no es posible sin respetar el estado de derecho y los proyectos en el marco de la ley. La corrupción tiene actores del sector privado y del público que impiden el desarrollo. Se habla mucho de la necesidad combatir la corrupción hoy. Este es un caso propenso para que, entre el estado de derechos, la lucha contra la corrupción y la promoción del desarrollo sostenible.

Firmamos:

Por la Comunidad Unida Tongorachí:

Isidro Tuárez
Mari Chére
Fausto García Cotera
Margarita Figueroa
Antonio Gómez
Cristina Ortiz
Tito Murillo
María Gómez
Martín Couell
Wagner Gómez
Jacqueline González
Sixto Sosa
Johana Sosa

Por los Propietarios de las 46 Hectáreas

Manuel Pallares
Cristina La Torre
Isabel Dávalos
Mali Espinosa
Sergio Guzmán
Bernarda Guzmán
Lucas Mantilla
Clara Mantilla
Carlos Ponce

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (1)