21 de enero de 2018 00:00

El padre Julio Herrer

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 14
Giomar de Sánchez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Desde hace más de 35 años que el padre Julio Herrer fue designado párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y comenzó sus misas dominicales en la explanada de lo que es hoy el parque Chile. Desde entonces, la iglesia se mantiene entre la calle Gaspar de Villarroel y la avenida 6 de Diciembre. Vino en silencio y quiso irse en silencio. Ahora está en otro sector de Quito. No quiso homenajes, no quiso agasajos. El padre Julio trasformó la vida de muchas personas a lo largo de tantos años. Su carisma atrapó corazones, su labor social fue grande, sus sermones aplaudidos, sus enseñanzas y su sabiduría son enormes. Su aporte con varios textos cortos, sus sermones grabados y su libro “La Biblia dice…” publicada en julio del 2008 son muestras de su total vocación sacerdotal, de su entrega a Dios, de su hermosa devoción a la Santísima Virgen y de su gran amor hacia el prójimo.

Los miembros de su parroquia lamentamos su separación. Nuestro insondable y sincero agradecimiento por tantos consejos, por las palabras de consuelo, por ser una guía espiritual llena de la Palabra de Dios. Que las bendiciones siempre le lleguen en abundancia. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)