8 de mayo de 2016 00:00

Orellana está olvidada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 20
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4

Carlos Hernán Zabala Arellano

El devastador terremoto, que asoló gran parte del territorio costanero, produjo efectos colaterales que incidieron profundamente en todo el país. En primer lugar, movilizó a los ecuatorianos y con un inmenso apoyo solidario hemos ido al rescate de nuestros hermanos caídos en desgracia, como no podía ser de otra manera.

El Gobierno y la Asamblea están por aprobar una ley que permitirá la solidaridad económica con los pueblos manabas y esmeraldeños, pero se olvidan de Orellana, provincia que antes del movimiento telúrico ya atravesaba una situación económica catastrófica y sin visos de solución. Poco o nada se ha hecho por ayudar a quienes hemos entregado nuestros recursos y mejores esfuerzos para que la industria petrolera florezca y provea de una inmensa cantidad de dinero a los ecuatorianos. Hemos caído en desgracia y hoy ya no tenemos ni para suplir los más elementales necesidades de la convivencia humana. Nuestras familias se han quedado sin trabajo, sin poder educar a sus hijos, no podemos pagar los servicios básicos, poblaciones asoladas y vacías.

Las instituciones financieras, el SRI, IESS, GAD, Ministerio de Relaciones Laborales, Mintur, Egeda, Soprofon, Sayce, Cuerpo de Bomberos, etc., exigen el pago de deudas e impuestos y se han convertido en la espada de Damocles que pende sobre nuestras cabezas y están a punto de darnos la estocada final. Los legisladores y el colegislador se olvidaron que existimos y que antes del 16 de abril ya estábamos en cuidados intensivos y lo que es peor, nuestras autoridades locales y representantes en la Asamblea no se inmutan y dejan pasar por alto que el peso de mas impuestos recaiga también sobre nuestros sufridos pobladores. Ojalá, el Sr. Ministro del ‘buen vivir’ se acuerde de Orellana.  



Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (0)