13 de julio de 2014 00:00

Opio en el fútbol

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 6
Contento 0
Pablo Jarrín V.

Los pateadores de pelota ganan cifras de dinero que podrían llamarse obscenas en el contexto de la vida cotidiana de un ciudadano promedio. Ganar o perder un partido o campeonato no significa nada en el futuro de las naciones.

Es una nube de humo, llena de pasiones y sentimientos que en el contexto de lo real y concreto son absurdos. El negocio del fútbol ha sabido explotar los atavismos humanos del tribalismo, identidad de grupo, competitividad y violencia para empoderar económicamente a un grupo de personas, cuyas acciones no trascienden más allá de la fantasía y otras visiones humanas intrascendentes. Lo que no es irreal son los inmensos recursos económicos mal gastados en estos templos a la credulidad y superficialidad humana llamados estadios. Pero más absurdo aún son las muertes de humildes albañiles y constructores en obras de infraestructura relacionadas a estas expresiones de la irracionalidad humana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)