15 de junio de 2016 00:00

El neopopulismo en España

valore
Descrición
Indignado 82
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 9
Francisco Rosales Ramos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En las nuevas elecciones generales en España, que se realizarán el 26 de junio, el grupo radical Podemos ha dado muestras de su inconsistencia ideológica y su vinculación cercana con el chavismo venezolano y el castrismo cubano. Su dirigente principal, Pablo Iglesias, se acomoda ideológicamente a los escenarios a los que concurre, con un discurso populista y vacío de contenido, típico de quienes tienen como único objetivo el poder.

Iglesias, un obscuro profesor universitario que ostenta un grado doctoral, se proclama ahora social demócrata y niega sus reiteradas declaraciones de comunismo abierto – al que por cierto tiene pleno derecho – pero que no le conviene exhibir ante el electorado. Podemos logró en las elecciones de diciembre pasado convertirse en la tercera fuerza electoral, por detrás del centro derechista PP y el centro izquierdista PSOE, y ahora, junto al Partido Comunista Español, PCE y a Izquierda Unida, UI, hace cualquier malabar ideológico para superar al socialismo español de Felipe González y Rodríguez Zapatero y alzarse con el Gobierno de España.

Auspiciado por el chavismo en la época en que el dinero sobraba en la Venezuela del comandante – no responde cuando le preguntan sobre los 6 millones de euros recibidos de la revolución bolivariana y no declarados a la Hacienda española – ha logrado un peligroso respaldo con sus proclamas populistas y con la ocultación de su verdadera ideología. Pretende imponer sus ofertas de aumento del gasto público y rechazo a la ortodoxia europea, a sabiendas que le pasará lo mismo que a Tsipras en Grecia: finalmente forzado a agachar la cabeza ante la realidad económica para permanecer en el euro y en la Unión Europea. Ilimitado cinismo hace falta para proclamarse social demócrata y sostener que Marx y Engels fueron los creadores de esa ideología. El apetito para conquistar el poder y luego los malabares para permanecer en él –reiterada receta del castrochavismo– justifican cualquier acomodo electoralista. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (1)